miércoles, 5 de septiembre de 2018

Oda al amarillo... y a la albahaca 💛

El año pasado, antes del anuncio del color del año de Pantone, todas mis apuestas iban por el amarillo como protagonista en la carta de color del 2018 y, después de revisar colecciones, lookbooks y vitrinas, creo que ambos colores (acompañados de un tercero que les comparto en un próximo post), compartieron el podio así que, tal como hicimos con el violeta, acá va mi outfit  y cocktail inspirados en otro de los colores del año (perfecto para pasar el trago amargo de la declaración de renta con reforma tributaria, si ya les tocó presentarla o para celebrar si les fue bien con eso...).


Después del boom del millennial pink, el amarillo fue el color asociado a la generación zeta simplemente para tener un nombre que pegara pero lo cierto es que fue igual de vendedor entre millennials y zetas, representando un mayor momento de riesgo creativo y brillo personal, un momento también genderless, de una enorme necesidad de optimismo, de cambio, de prepararse para... parar o seguir, en fin, es tan contundente que sirve de código de seguridad para ciertas causas y movimientos. Son demasiados motivos para no dejarse contagiar de la fiebre amarilla de este año, que seguramente nos acompañará también los primeros meses del 2019, así que si aún le tienen "miedo" o "respeto", recuerden que es un color y no les va a hacer nada, dejen de meterle misterio e inclúyanlo en todo, en ropa, en accesorios, en decoración y en sus cocteles! Les dejo la receta de mi Tanqueray tonic homenaje a mi color del 2018, dulce para equilibrar este añito... ;)

sábado, 1 de septiembre de 2018

Renacer.

A Luisa Castellanos la conocí dibujando mujeres, manos y rostros de mujeres, mujeres apoyando a mujeres, mujeres inspiradoras, por eso no me extraña que ahora más que nunca enfoque sus esfuerzos en levantarlas desde su trabajo, bien sea con gifs y stickers feministas o con los mensajes de empatía en sus colecciones. Y no se trata de romantizar nada, para quienes trabajamos en esta industria el mensaje de lo que se usa es cada vez más relevante y si se hace desde la coherencia como Luisa, que desde siempre ha estado del lado de estas causas, apoyándolas sin hacerse mucho auto-bombo, bienvenidas sean todas las propuestas para resistir desde nuestros lenguajes.


Renacer es la más reciente propuesta de Luisa y responde con absoluta honestidad a un despertar colectivo, a la realidad que afrontan muchas mujeres colombianas que se enfrentan a un posconflicto más incierto que antes, una colección que sé que nace del corazón y la conciencia de Luisa, que a diario se cuestiona y con su lápiz manifiesta y resiste, dando luz a muchas y, lo más valioso, creo yo, poniendo a dialogar la moda con la problemática, acercando esta última a mujeres que quizás aún siguen hablando de girl power desde la comodidad del privilegio, haciéndonos replantear tantas ideas y sembrando semillas de empatía hacia esa mujer que dibuja Luisa siempre, que hoy llamamos víctima pero es ante todo mujer y sobreviviente. Como dice Lu, Renacer está hecha e inspirada en la Colombia que soñamos... con oportunidades reales para que esas mujeres, las víctimas, las campesinas, las ex-combatientes, las desmovilizadas, las maltratadas, puedan renacer con todas las garantías necesarias.

martes, 21 de agosto de 2018

De celebraciones, tendencias y otros demonios.

El mes pasado este blog cumplió 8 años de existencia y eso en el mundo 2.0 es un montón, pero con tantos temas sobre la mesa, elecciones, moda y política, colombiamoda, etc, se me había olvidado contarles pero no se me pasó celebrarlo (eso jamás); celebré con amigos, celebré en privado y, como siempre, celebré con Tanqueray, justo antes de irme de vacaciones a celebrar más. Este año, con Tanqueray, hicimos un reto de moda y coctelería, traduciendo algunas de las tendencias y colores más fuertes del año en Tanqueray tonics muy a mi estilo: dulces y trendy. Del reto resultaron 3 recetas y 3 outfits que les comparto en una serie de tres posts, confirmando una vez mas que absolutamente NADA escapa a las tendencias... Va el primero: Ultravioleta, lilas, púrpuras y Violet Tanqueray.


Sé que fue el ultravioleta el elegido por PANTONE como color del 2018 pero realmente fueron todos los violetas, púrpuras y lilas los que comenzaron a filtrarse en nuestra cultura de consumo, ligados a una connotación enigmática y misteriosa (piensen en el boom de Mia Astral, la astrología millennial, los unicornios y hasta los postres, cereales, cronuts, frapuccinos y comidas que se han teñido de la tendencia). Son tonos ligados también a la contracultura y la disrupción, a íconos de la cultura de vanguardia pop occidental como Prince, Bowie y Jimi Hendrix. Más allá de sus asociaciones místicas o espirituales (esprituosas para nosotros), es un color que denota inconformidad y consciencia, así que NO SE DIGA MÁS, ES DE LOS MÍOS. Para el outfit mezclé violetas (traje y zaptos) y acentos rojos (camiseta, bolso y sombras) y lo mismo hicimos con el cocktail, les dejo la receta:

domingo, 12 de agosto de 2018

Colombiamoda sin pose; street-style, no sociales.

De un tiempo para acá -mucho antes de mi breakdown político de turno-, siento que el street-style que replicamos en muchos blogs y revistas de moda -si no la mayoría- dejó de ser ese manantial de inspiración que retrataba con cierto descuido la moda en la calle para volverse otro espacio de culto editorial, con más curaduría que algunos de los eventos a los que acudimos a "cazar" tendencias y estilo. Nos volvimos tan "homogéneos" que con las fotos de x o V revista que cualquiera puede hacer el mismo reporte de estilo con sus fotos sin necesidad de ir al evento, y tan "depurados" que las páginas dedicadas al street style parecen más sección de sociales o cualquiera de nuestros feeds de Instagram (que celebran un único estilo, cada vez más producido) que una muestra -no diré representativa porque no se trata de estadística- pero sí real y heterogénea.


Creo que esos reportes son lindos y atienden a un público específico, pero de eso no se trata el street-style. Para dicha mía y los que estén igual de saturados, existe un Cesilio #elmíticocesilio que no sabe quién es quién, ni de quién va vestido nadie, ni mucho menos quién es hijo de o dueño de pero tiene un gran ojo para hacer coolhunting, del de verdad, de ese que pagan consultores y casas de tendencias para luego unir puntos y confirmar tendencias emergentes, del que tanto nos cuesta a los que tenemos inclinaciones estéticas marcadas porque, como me dijo alguna vez un gran maestro del Coolhunting, no se trata de registrar eso que nos gusta sino lo primero que nos llama la atención, eso que vemos con el rabillo del ojo y nos hace voltear a mirar, sin prejuicios ni estereotipos, ahí está la diferencia, el cambio, lo que mantiene viva la moda, que es cambio también y, ya a una escala macro, el momentum cultural que eso representa. Les comparto una selección de esa mirada, desprovista de juicios y poses, un retrato de la moda por fuera de las pasarelas en Colombiamoda, cada año más variada y elaborada porque cada vez tenemos acceso a más información y fuentes pero también somos más conscientes de lo que contamos a través de la ropa y como individuos, construimos identidad también a partir del estilo, especialmente los que vivimos en este ecosistema que reúne masivamente Colombiamoda como ningún otro evento de moda en el país.

miércoles, 8 de agosto de 2018

La moda como distractor.

El outfit de Maria Juliana Ruíz en la posesión presidencial no me inspiró lo suficiente como para escribir sobre él pero sí lo que desataron las lecturas que se le hicieron. Se dijo que había sido anti-feminista criticar lo que usó, que se le denigró como persona, que se le comparó injustamente con Tutina, que fue objeto de todo el odio que despierta su marido (o el jefe de su marido), en fin, que cómo se nos ocurre hablar mal del trapito de la señora en vez de destacar sus logros y estudios. Y en gran parte, tienen razón, es muy triste que seas una persona preparada e inteligente y termines siendo el objeto decorativo de un político y de un país, una trophy wife, porque eso es una primera dama; el cargo de entrada es innegablemente machista, nuestra política es machista y nuestro país, qué creen? MACHISTA y con mayúscula sostenida (como les gusta al nuevo régimen). Y como me parece maravilloso que un vestido nos de pie para hablar de lo que realmente importa, entremos pues en materia. 


Hablemos de si está mal o bien criticar el vestuario de ellas y no el vestuario de ellos. La moda masculina y en especial en estos eventos tan acartonados cumple la función de uniformar (y aún así, Abelardo de la Espriella siempre será el peor vestido en cualquier acto político, así no asista), en cambio la femenina -y aquí no sé si celebrarlo o quejarme-  se ocupa de la función diferenciadora de la moda, pero cuando hay diferencia se habilita también la opinión y en especial la opinión de terceros en un país que, quizás por imitación, entiende a la familia presidencial como su propia realeza; entonces hablamos de la moda como herramienta de comunicación, soy la primera en celebrar ese enorme poder de transmitir un mensaje y en especial en esas plataformas, pero que existan esas plataformas que la habilitan como pancarta también la hace objeto de miradas y críticas de todo tipo, arma de doble filo, no sé si vendrá en la descripción del cargo pero novedad no es. De ahí que ayer algunos hayamos querido interpretar (muchos con una carga de subjetividad enorme, lo reconozco, siempre he dicho que la moda es subjetiva y si hablamos de moda como extensión de un mensaje político, bueno... hold todas mis redes sociales) lo que Maria Juliana y sus asesores quisieron comunicar a través de su look. La moda ES un acto político (como reza una camiseta de DosLatinas que ya encargué para mí).

sábado, 4 de agosto de 2018

Urban Citizen; high-streetwear en Colombiamoda.

Este año el estilo libre del streetwear fue la tendencia protagonista en Colombiamoda en todo su espectro, desde lo más editorial hasta lo más trashy y si hay alguien en la escena de la moda actual en Colombia capaz de hacer high-streetwear es Isabel Caviedes, así que empecemos este desglose con ella y su colaboración con Disney. 


Isabel fue la diseñadora latina elegida por Disney para festejar los 90 años del ratón más popular del planeta con una colección que lo celebra como ícono de la cultura pop y ciudadano del mundo, un reconocimiento merecido hacia el trabajo de la diseñadora y un reto creativo enorme, considerando la personalidad de la marca Caviedes y la identidad de un personaje que si bien celebra 90 años de creado es casi una leyenda atemporal, presente en el imaginario de 4 o 5 generaciones vivas y no sabemos cuántas futuras más. Sin caer en lugares comunes, por el contrario, sacando a Mickey de la fantasía infantil y presentándolo desde esa estética urbana y hi-lo cada vez más madura de Caviedes, Isabel nos enamoró de sus neones, plaids, camuflados y códigos noventeros y "dosmileros" combinados con elementos propios del personaje como las orejas en aretes y peinados, dibujos del archivo Disney estampados y el mensaje optimista del mundo mágico de Mickey en palabras dibujadas a mano, reinterpretados a su estilo, en sus propios códigos, colores, estampados y prendas signature como la falda de cuadros morada que tuve el honor de usar en primicia (:p).

viernes, 3 de agosto de 2018

4 Nuevos talentos en Colombiamoda; la generación Z del diseño.

Si hay algo en lo que no debemos nunca bajar las expectativas ni en Colombiamoda ni en ninguna semana de moda o feria en Colombia es esto, los nuevos talentos y las pasarelas universitarias y concursos para darlos a conocer siguen siendo una plataforma clave para oxigenar el diseño local y permitir que la creatividad, el talento y la exploración sean los únicos protagonistas, sin afanes comerciales ni ataduras de patrocinios. En esta labor creo que la Colegiatura con su Aula Expandida "Jóvenes Creadores" se lleva gran parte de los aplausos, año tras año, (de este laboratorio han salido talentos como Miguel Mesa Posada, Camilo Álvarez e Isabel Henáo, que fue la encargada del cierre de esta edición de Colombiamoda). Hablamos del futuro, no de los emergentes (de ellos hablaré en otro post), de la nueva generación que apenas está terminando de formarse, la generación Z del diseño, la que viene a cambiar el mundo, la pluralista, la activista, la saludable, la tolerante, y muchos de esos rasgos ya se manifiestan en estos trabajos; les comparto mis 4 destacados, tras hablar con ellos para entender mejor sus procesos:


Lina Gómez y sus Galerías de un laberinto humano. El trabajo de Lina combina un mensaje poderoso con un trabajo manual casi artístico: la idea de una belleza que renuncia a los cánones de perfección impuestos, ilustrada en rostros femeninos de facciones bruscas, atípicas y "grotescas", sin utilizar el recurso de la estampación. "Es un tipo de transgresión a la belleza tradicional a la que nos acostumbraron". Un trabajo 100% manual hecho en lana afieltrada sobre base textil, trasladando las ilustraciones de papel a la tela y rellenando cada zona con color, punzando la lana sobre la tela para penetrar la fibra. Sobre el estilo artístico de sus diseños, Lina me contó que su papá es artista y siempre tuvo esa influencia en su vida; acostumbra dibujar rostros femeninos pero esta vez quiso retarse con rostros más caóticos que demuestran que hay belleza en lo no convencional. . "La colección habla sobre cómo un rostro femenino renuncia a la belleza impuesta por el medio y se transforma, aceptando su propia perfección que viene de la naturalidad de un rostro de facciones bruscas y grotescas. Por eso es que ves rostros medio desfigurados y no tan bellos a primera impresión".  Arte textil, trabajo manual, liberación y crítica a los paradigmas de belleza, como diría Darío Cárdenas, moda románticamente subversiva.

domingo, 29 de julio de 2018

REFORMULAR.

El concepto de esta edición de Colombiamoda, nuestra semana de la moda (marca registrada) fue "Abre los ojos", un llamado a hacerle zoom al sistema moda, detenerse a observar, ir más allá de la forma, llegar al fondo y "poner a prueba nuestras convicciones". Y creo que no pudo ser más acertado para este momento de país y personal que atravesamos muchos desde nuestros terrenos y áreas de conocimiento y cotidianidad; observar con un lente más crítico, confrontar visiones y cuestionar es y será clave en los próximos meses y años, como consumidores y como comunicadores o difusores así que, dejemos el miedo y cuestionemos, que no solo alabando se construye y estamos lejos de una industria de las maravillas en la que algunos creen vivir y muchísimos más creen que vivimos (en gran parte culpa nuestra por solo compartir lo bello).

Por segundo año consecutivo la feria no cumplió sus expectativas de negocio, lo que no sorprende en un momento de incertidumbre política con el gobierno entrante y la baja dinámica del sector (principalmente en exportaciones) desde el 2016. Y aunque en general hay una actitud positiva hacia este segundo semestre (porque históricamente el segundo semestre siempre es mejor o menos peor que el primero, al menos en esta industria) ya no es válido esperar a que esa dinámica cambie por mano invisible del mercado o a punta de positivismo; la competitividad, innovación, estrategia de marca y creatividad no llegan haciendo lo mismo de siempre porque lo mismo de siempre ya no funciona, ni para las marcas, ni para la feria, ni para el consumidor, ni para nosotros, ni aquí ni en el resto del mundo; nos tocó REFORMULAR. Y empiezo por mí.

Salí de esta edición de Colombiamoda con una sensación agridulce, y no es la primera vez; de entrada, la pasarela inaugural decepcionó y dejó un sinsabor en varios asistentes, no en todos, sentí una parrilla que "no estaba a la altura de las ediciones pasadas" con más "relleno" que nunca. Pero también me emocioné y vibré con colecciones de diseñadores maravillosos que presentaron propuestas muy bien logradas y trabajadas, con performances que complementaban esas propuestas y reforzaban el mensaje, con los nuevos talentos de las pasarelas universitarias y con los emergentes que empiezan a dejar de ser emergentes y se afirman como los nuevos representantes del diseño colombiano. Esa primera sensación respondía a mi imaginario de "la Colombiamoda de antes", la que destacaba a los nuevos y consolidados talentos del diseño, la que si traía a un diseñador internacional era para hacernos soñar e inspirarnos, la que en sus pabellones comerciales alojaba a todas las grandes marcas del país con stands enormes y experiencias de moda y tendencias. Pero sería absurdo esperar que la feria siguiera siendo la misma de antes, después de 29 años, en lo personal después de 11 años de asistir, después de tantos cambios en el país, en las dinámicas globales de las tendencias, en el acceso a la información, después de la revolución digital, y con nuevas generaciones de consumidores impulsando cambios importantes desde la estética, la responsabilidad y la sostenibilidad. 

Entonces y a manera de conclusión, ahora más aterrizada, sí necesitamos reformular, reformular desde la feria pero también reformular la estrategia de las marcas que participan (siento que la mayoría no lo hacen y se refugian en una especie de paternalismo esperando que Inexmoda lo haga por ellos y eso se ve reflejado en la ausencia de experiencias reales de marca pabellones comerciales) y  reformular y ajustar nuestras propias expectativas como asistentes y difusores de información y contenidos, desprendiéndonos de esa nostalgia a la que muchos seguimos aferrados, desconociendo que la realidad económica no es la misma y cayendo en la misma falacia de quienes quieren creer que vivimos en Fashion Wonderland. No estamos melos.

Dicho esto, comienzo una serie de posts con lo que considero relevante destacar, repasar en detalle y reformular, espero sus opiniones ;)

martes, 17 de julio de 2018

Draw Latin Fashion edición Colombia.

Este mini post es una invitación a todos los ilustradores que vayan a estar en Colombiamoda la próxima semana o que la estarán siguiendo vía redes, imágenes y streamings. Draw Latin Fashion, una iniciativa que invita a ilustradores y artistas a dibujar moda latina, los invita a sumar sus lápices para crear el imaginario de las pasarelas y moda colombiana en ilustraciones, tal como ya lo hicieron en México. Les cuento bien de qué se trata:


El objetivo principal del proyecto, en cabeza de la ilustradora @Taliacu es generar más atención hacia la moda latina a través de la ilustración y lograr que los ilustradores de moda se incorporen a la industria. Y
a se han realizado antes dos convocatorias alrededor de Fashion Week México, logrando en la pasada edición que más de 50 ilustradores se unieran a dibujar looks de pasarelas mexicanas y a compartirlos con el hashtag #DrawLatinFashionMx, inundando de moda mexicana el Instagram de sus seguidores y de los seguidores del hashtag, ofreciendo también otra mirada de las semanas de la moda y, quizás más importante, dejando un registro de ello, de fácil rastreo para dar visibilidad a esta otra forma de expresión cultural de nuestra sociedad, la moda. Adicionalmente, 6 de ellos fueron invitados a crear ilustraciones en una colaboración especial con Elle México.

domingo, 24 de junio de 2018

Call to REACTION.

La semana pasada todos nos escandalizamos tras conocer la realidad de los centros de detención de inmigrantes en la frontera sur de Estados Unidos; niños separados de sus familias y puestos en jaulas, en condiciones inhumanas (como si no fuera suficientemente inhumano separarlos de sus padres) como resultado de la política de tolerancia cero del derechista que se hizo elegir satanizando a los inmigrantes y prometiendo mantenerlos a raya, construir un muro, etc, etc. Así que a sus electores no les debería horrorizar, porque esto viene siendo el subtexto de lo que prometió en campaña (gran momento para hablar de accountability)... al resto de la humanidad, sí, nos horrorizó hasta el tuétano y gracias a la presión internacional, Trump tuvo que firmar un decreto para terminar esa política de separación. Pero la indignación no acabó ahí ni va a acabar pronto; este sábado se realizarán varias marchas y manifestaciones en contra de la política de inmigración de Trump y  reunir a esas aprox 2000 familias no va a ser tan fácil. Y no terminábamos de digerir este episodio de crueldad cuando vimos la imagen de Melania Trump subiendo al avión que la llevaba a visitar los centros de detención en Texas usando una chaqueta con la frase I REALLY DON´T CARE, DO U? estampada en la espalda...


Ay Melania... Las reacciones no se hicieron esperar y las versiones tampoco: descuido de sus aserores o mensaje encriptado contra su marido? De cualquier forma, 1. cuando sos la primera dama de los Estados Unidos cualquier trapo que te pongás se convierte en una valla gigante y la gente te está leyendo y 2. ese no es el punto de este post. El punto de este post son las acciones concretas como reacción a esa decisión, voluntaria o inconsciente, de vestuario.

lunes, 18 de junio de 2018

Moda, política y el nuevo rol de los influencers.

El domingo, al empezarse a conocer los resultados de las votaciones presidenciales, todo se derrumbó dentro de mí, aunque estaba mentalmente muy preparada para eso, DADAS LAS CIRCUNSTANCIAS PREVIAS DE CAMPAÑA y la historia de este país, tan derechito y sinistrofóbico. Quienes me siguen y me conocen desde hace más de 4 años saben que los temas políticos, aunque no los exteriorice siempre, me afectan profundamente, pero esta vez se notó mucho más porque tenemos mayores audiencias y nuevos canales (antes no teníamos insta-stories, para desahogo inmediato, por ejemplo). El punto es que tan claro tenía que esto iba a pasar, que venía preparándome y preparándonos desde hace unos meses; por eso escribí ese post sobre la izquierda de la moda, y por eso dejé de escribir acá desde finales de marzo (también por falta de tiempo por andar pasando bueno, no todo es drama político en mi vida).

Mis posts más recientes fueron, precisamente, orientados al activismo desde la moda, a excepción del último (looks festivaleros) que fue “complacencia” a una querida seguidora; hablamos del activismo en la temporada de alfombras rojas, del proyecto "El Espíritu del momento" de Paloma y Angostura y, por supuesto, intenté empezar a abrir el espectro de ese monstruo abstracto que nos vendieron bajo el nombre de "izquierda" desde mi esquina de batalla que es la moda, este blog, mi voz y mi experiencia. Se sintió liberador hacerlo, así que luego fue difícil volver a temas que no me parecían lo suficientemente liberadores y me vi dejando en borrador cada nuevo post que empezaba a escribir... hasta ahora.

Gracias a ese todo se derrumbó, a la apasionada violenta que me pego con este tema en elecciones -o en plebiscitos por la paz-, a esta nueva tusa de país que -como dice Greeicy- no me mata y sí me hace más fuerte, quise volver a escribir para darle un nuevo rumbo a esto y no, no voy a hacer un blog de moda de izquierda, pueden tranquilizarse con eso, pero sí me comprometo, como les dije a todos los que me siguen en mis historias, a ser mucho más crítica con la moda que les comparto. Suficiente de moda con campañas bonitas, suficiente de creer y de buena fe; estas elecciones con nuevos canales de difusión y mayores audiencias nos permitieron ver los verdaderos colores de algunos diseñadores, marcas e influenciadores.

Sé muy bien en dónde estoy metida, llevo 10 años en esta industria y no, nunca he creído que sea la mata ideológica, pero sí tuve un ingreso a la moda por esos lados, tuve una maestra, madrina y mentora maravillosa que me introdujo a este mundo hablándome de la moda como canal de difusión, la moda como expresión, la moda que comunica. Ya no sé cuántas veces he repetido esto y no sé cuántas lo vuelva a hacer pero a Gloria García le debo eso y más y no me cansaré de agradecérselo. También gracias a ella, los inicios de mi carrera estuvieron marcados por personajes igualmente críticos y coherentes; por mencionar solo a algunos estuvieron (y siguen estando) Pilimoon, Darío, Maria Luisa, profesionales talentosos  y seres humanos increíbles que me enseñan esa moda que me enamoró, por la que empecé a escribir y en la que me quedé. Ellos me dieron esta voz y la audiencia de la que hoy me enorgullezco tanto, no por cantidad sino por calidad. Luego vino mi paso de 4 años y medio  por WGSN y entendí de dónde venía todo lo que para muchos resulta superficial; la elección de un color, los estampados, las tendencias, el comportamiento, las macros, el estudio de los movimientos sociopolíticos, y mi otra gran maestra de moda y vida, Cata.

Les cuento -o repito todo eso- porque sería muy hipócrita de mi parte venir a indignarme ahora con la moda, sabiendo que trabajo en una industria que contamina, que explota, que es, al final del día un negocio, si no les explicara mi entorno, mis bases y mis motivaciones. Si les sigue resultando hipócrita, todo bien, no hay problema. Yo me siento coherente indignándome con lo que salió a la luz por estos días porque me formaron en la moda para otra cosa y terminé cayendo en el juego de compartir lo bello sin revisar el fondo y por eso hoy me quiero desligar completamente de ESA moda. No lo voy a hacer en un solo post, ni en una semana, el camino apenas empieza pero les quiero dar una idea de por donde va esto.

Me aterra lo que se viene para el país en términos de derechos humanos con la decisión que finalmente la mayoría tomó el domingo pasado; me aterra que algunos personajes, diseñadores, marcas y colecciones se vendan como adalides de causas que defienden esos derechos humanos, feminismo, paz, igualdad, medio ambiente y todo eso contra lo que votaron, por miedo quizás a la izquierda, por convicción en lo que esta derecha tenebrosa les ofrece, no sé; así que este espacio será para dar mayor visibilidad a la coherencia, a los proyectos que sí aportan realmente a esas causas, a la moda y personas que siguen siendo coherentes con eso en lo que sigo creyendo y sí, cuando lo considere necesario, a rechazar esas que no lo son, sin que esto se trate de una cacería de brujas, sin querer hacer una lista negra, se trata de exigir coherencia con las causas que nos venden.. También quiero que hablemos más de izquierda porque me preocupa que haya personas con audiencia e influencia que sigan pensando que no se pueden apoyar ideales de izquierda desde ciertas clases, estratos, con comodidades, lujos o portando una cartera Gucci; eso es simple y llana ignorancia, así que hay que hablar más y leer más sobre las raíces, sobre los orígenes de esas mismas marcas, y llenarnos de herramientas para en 4 años no volver a cometer la canallada que acabamos de cometer (no han pasado dos días de conocer los resultados y ya están confirmando nuestros miedos relacionados con los acuerdos de paz, con el medio ambiente, con la independencia de ciertos medios de comunicación y con los nombres que suenan para gabinete).

Este es mi medio, este es mi idioma, mis redes, la moda y la palabra son mis armas y desde aquí vamos a resistir los que me quieran acompañar. Cuéntenme sus proyectos de moda coherentes con esos derechos, rechacemos desde la moda eso que tanto nos molesta hoy, no nos quedemos callados. Defendamos nuestro derecho a disentir, seamos la voz de esos que no la tienen, con coherencia, no haciendo estampados y colecciones alusivos a la paz o a masacres y luego apoyando al que ya empezó a meterle trabas a los acuerdos de paz o por influencers que nos venden copys de empoderamiento y camisetas de girl-power pero promueven un partido a favor de la penalización del aborto, contra la igualdad, que no es capaz de llamar a los homosexuales por su nombre sino que los anula diciéndoles NO-HETEROSEXUALES. Ya hoy salió la primera ex-reina que apoyó a Duque en una marcha del orgullo LGBTI. Se trata de coherencia. Y empatía. Si les pareció que el año pasado intenseamos con esa palabra, lo que viene es sabroso. Se viene la revolución de la empatía y en esto tengo la mejor dupla.

Luego le pondré foticos a esto, por ahora solo me quería desahogar.

viernes, 23 de marzo de 2018

Looks festivaleros 2018.

Por cuarto año consecutivo les dejo post con looks festivaleros para el Estéreo Picnic, aunque estas pintas las armamos con Levi's realmente pensando en el Lollapalooza y no está de más recordarles lal diferencia de clima (que tampoco es tan grande): el Lollapalooza se realiza a inicios del otoño (esto en hemisferio sur), días soleados y noches frías. Para el Estéreo, que bien sabemos es frío y con lluvia, yo solo cambiaría falda por jean y mantendría todo lo demás (hasta las medias de malla por debajo) ;). Va el detalle:   


Lo primordial es el calzado. Hay pronóstico de lluvia para los 3 días del festival y sabemos que el terreno termina siendo un enorme lodazal, por eso no cambio mis Dr Martens por nada. Es prácticamente el único momento del año en que las uso y no fallan; cómodas y a prueba de agua, barro y pisadas en medio de la montonera. La temperatura estará entre los 8 y los 18 grados centrígrados; buenas chaquetas, hoodies, impermeables y puffer jackets sobre sus camisetas gráficas o camisas. Como detalle final de styling, el accesorio de temporada festivalera: bandana o pañoleta amarrada al cuello. No es más! A disfrutar 3 días de buena música, luego les cuento bien cómo me fue en Lolla pero les adelanto a los que vayan hoy que el show de The Killers es APOTEÓSICO .

martes, 13 de marzo de 2018

El espíritu del momento.

Hace unos días hablábamos de la capacidad de la moda de comunicar, de transmitir mensajes poderosos, de contar historias, de conmover y de retratar y transmitir el clima cultural del momento porque, como dijo Umberto Eco -y no me voy a cansar nunca de repetir esta frase-, "la sociedad habla diariamente a través de sus vestidos, de sus ropas y de sus trajes, y quien no sabe escucharla en este sentido, la atraviesa a ciegas". Y eso precisamente, el espíritu del momento, es lo que pretende imprimir Paloma & Angostura en su más reciente proyecto para generar más diálogo y menos violencia.


Pero antes de hablar sobre el proyecto, les cuento un poquito sobre Paloma & Angostura, una marca  de slow fashion que desde sus inicios le apuesta a la construcción de paz a través del diseño, a generar conciencia a través de sus procesos, materiales y mensajes. La empresa trabaja con reintegrados del conflicto armado y es una de las pocas empresas en Colombia a punto de recibir certificación B-CORPS (empresas que combinan el lucro con la solución a problemas sociales y ambientales, aspirando a ser la mejor empresa para el mundo y no solo del mundo). Una marca como pocas,  que no se conforma con hacer ropa nada más, que busca ser escuchada, crear impacto y generar cambios; una marca que invita a pensar, a actuar, que invita a un bien mayor.

lunes, 5 de marzo de 2018

La noche de los pines

Ayer fue un día para hablar de convicciones; puede sobrarte estilo, puedes tener un armario lleno de piezas bellas y carteras finas, pero si no tienes claro lo que defiendes, si no tienes un discurso en el que creas tanto que termina por reflejarse en todo lo que dices, usas y haces, no tienes nada para aportar... Dicho eso, hablemos de los Óscares y esos discursos y causas que trascendieron o se apalancaron en el vestuario. Sí, claro que fue bellísimo ver a Paz Vega en ese Christopher Bu, pero más allá de adornar la alfombra roja, no dijo nada (o nadie le preguntó más #askhermore), ni defendió nada, como sí lo hicieron Jane Fonda, Elizabeth Moss, Sam Rockwell, Guillermo del Toro, Justin Paul, Bradley Whitford, Benjamin Bratt, Richard Jenkins y Patrick Stewart con sus pines de Time's Up.



Pero no fueron los únicos apoyando el movimiento que ha protagonizado las alfombras rojas más importantes de la temporada, ni esta fue la única causa que se paseó por el Dolby Theatre anoche; Kumail Nanjiani y Jordan Horowitz manifestaron su apoyo a los inmigrantes con pines rojos, Benj Pasek usó la cinta azul de la ACLU (American Civil Liberties Union) que ya habíamos visto el año pasado en la solapa de varios actores y actrices durante el mismo evento, Tiffany Haddish usó un vestido de princesa Eritrea honrando a su padre y a su pueblo, Lin-Manuel Miranda usó el pin naranja contra las armas a solo un par de semanas de un nuevo tiroteo, Whoopi Goldberg llevaba una cinta roja en señal de solidaridad con la fundación Elizabeth Taylor para enfermos de SIDA y Patrisse Cullors, una de las co-fundadoras del movimiento Black Lives Matter, lució orgullosa su insignia.

martes, 20 de febrero de 2018

A la izquierda de la moda.

La moda es un lenguaje en sí mismo, un compendio de códigos que creemos tener completamente descifrados; usamos esos símbolos para hablarle al mundo (consciente o inconscientemente) sin palabras o para hacer lecturas, algunas veces superficiales, otras profundas, propias y de los demás. Pero la moda también es cambio constante y esos códigos siempre están resignificándose, de ahí la necesidad de observarlos y estudiarlos permanentemente, como expresión individual, cultural y contracultural y en reconocer eso radica la enorme diferencia entre análisis y prejuicio decimonónico.


Trasladando eso a la estética política, que es de lo que realmente quiero hablar, seguimos aún muy estancados asociando a la izquierda al mal vestir y a la derecha con el lujo y el buen gusto, aunque no sorprende en un país en el que se nos ha vendido la idea de una única izquierda, la extrema y la armada, desconociendo la cantidad de ramas que el solo concepto puede agrupar, el origen del término, ignorando u omitiendo que la izquierda nace como oposición a un poder absoluto, anteponiendo la soberanía nacional por encima de una figura de poder (inicialmente, el rey). Desde el momento de su nacimiento, tras la revolución francesa, la derecha representó los intereses republicanos y burgueses y la izquierda, la representación del pueblo y ese mismo imaginario estético de finales del siglo XVIII e inicios del XIX es el que todavía muchos quieren perpetuar y acentuar con prejuicios nacidos de lo mal informados que hemos estado en ambos temas (moda y política).

lunes, 19 de febrero de 2018

Lunes de power dressing #3

El próximo post será muy largo así que el de power dressing de hoy será mini, como la falda de este conjunto de la nueva colección de Mango. Este look va con falda para dejar descansar al pantalón pero ojo que el pantalón del conjunto también existe, para los que quieran tener las 3 piezas del mismo outfit y máxima versatilidad. Falda también para aprovechar ese solecito perfecto de Bogotá, que se disfruta hasta con blazer, abrigo o chaqueta. Falda con medias y blazer con camiseta para romper con la formalidad sartorial del traje. Sol y frío, falda y blazer, Hi & Lo 💛


lunes, 12 de febrero de 2018

Lunes de Power Dressing #2

Este lunes de power dressing les dejo ocho ideas de outfits para comenzar la semana like a boss, con abrigos (y un blazer) de Mango y Zara, todos en descuento y perfectos para sumarse al estilo Hi-Lo con esta mini indulgencia que hará las veces de lo "High Fashion" en muchos outfits (por la silueta sartorial y formal), a precio Low cortesía del cambio de temporada (salen las colecciones otoño invierno y entra primavera verano).


Ya lo habíamos mencionado varias veces pero no está de más repetirlo: TARTÁN, GALLINETO y RAYA DIPLOMÁTICA son los estampados y patrones de toda esta look de bibliotecaria que estamos viendo en editoriales y street style, responsable del giro hacia una vestimenta más formal y madura que va cubriendo toda la curva de adaptación de tendencias, desde la temporada pasada y se extenderá hasta el 2019 (así que son una buena inversión). Les dejo pues esta selección variadita, sobre vestido, pantalón largo, pantalón corto, con mix de estampados, neutros, rojos, blancos y de blazer con faldita, para todos los gustos y para que corran antes de que se acabe la temporada de descuentos.

sábado, 10 de febrero de 2018

Decodificando el estilo Hi-Lo.

En el texto de tendencias que escribí hace unos días para el regreso digital de Infashion (si aún no lo han leído, aquí lo encuentran) hablo sobre los cambios en los ciclos de las temporadas de moda, los cambios en la forma de entender y asimilar las tendencias y hablo del Hi Lo como el estilo protagónico del momento y siento que les quedé debiendo la explicación del estilo y algunas de sus claves, así que acá va, a modo de anexo a ese artículo, una breve reseña del Hi-Lo.


El Hi-Lo consiste en combinar el HIgh-fashion, prendas hechas a medida o customizadas, con LOw-fashion, piezas más casuales, básicos para todos los días y de menor precio. La idea detrás de esto es fusionar los universos casual y formal y desdibujar las líneas entre lo costoso y lo asequible y entre códigos de vestuario en aras del estilo personal.

lunes, 5 de febrero de 2018

Lunes de Power Dressing #1

Odiar los lunes no tiene nada que ver con amar o ser infeliz con el trabajo que se tiene. Llevo mucho tiempo trabajando en lo que me apasiona y créanme, nunca he sentido emoción por que se acabe el fin de semana, por que llegue lunes, por madrugar y mucho menos por meterme en un tracón para ir a una oficina llena de gente con la que toca ser amable por obligación; quien diga lo contrario, miente. El efecto lunes es real, humano y aunque en el mundo corporativo circulan miles de tácticas para combatirlo, dignas de cualquier libro de superación personal, a mí lo único que me funciona y me motiva a sobrellevar un lunes dignamente es lo que me ponga ese día, desde la ropa interior hasta el labial (este es el Dance with me retro matte de Mac).

Bralette de Dulce Menta.

lunes, 29 de enero de 2018

El estilo de Johana Rojas.

Entre las muchas cosas que quise hacer el año pasado y no pude por falta de tiempo estaba comenzar esta sección; este año por lo menos tengo la intención de sacar el tiempo -aunque sea una vez por mes- para compartirles el estilo de personas inspiradoras, esperando que ustedes también encuentren algo de inspiración y belleza en ellas y no nos perdamos en ese culto a la uniformidad al que se han reducido todas nuestras pantallas. Y quiero comenzar con una empresaria de moda caleña a quien tuve la dicha de conocer en diciembre y me flechó incluso antes de hablar y dejarme conocer un poquito más de su historia. Podemos decir que fue mi último fashion crush del 2017 así que es la persona idónea para inaugurar esta sección. Ella es Johana Rojas, la fundadora de Ocre & Arco, una tienda multi-marcas de diseño que reúne en un espacio encantador y con una curaduría impecable, muchas de las opciones más frescas e interesantes de moda colombiana para el público caleño.


Johana es diseñadora, asesora de imagen y personal shopper, sobreviviente de 3 cánceres y tiene el don de mezclar prendas y accesorios con una sensibilidad impresionante; es capaz de crear looks editoriales que no cualquiera se atrevería a usar y lucirlos con absoluta naturalidad y gracia; si van a su cuenta de Instagram se encontrarán con imágenes en las que, si bien ella es la protagonista, hay información de moda, arte, de mi Cali bella y de lugares inspiradores, todas con esa alegría y paz que transmite ella, en fotos y en persona. Pero Johana no solo inspira por su estilo sino por la fuerza, determinación y sensatez de sus palabras siendo tan joven, y en sus respuestas a las 5 preguntas que le hice (y que repetiremos a todo invitado a esta sección), van a entender por qué: