lunes, 30 de agosto de 2010

El top 10 de los LBDs más icónicos de la historia

Estas podrían ser fácilmente las tres palabras más famosas en la historia de la moda: Little Black Dress. La prenda legendaria vista como símbolo de la modernidad, de la expresión femenina, liberación e identidad. Pensando en eso recordé esta selección de los 10 LBDs más icónicos de todos los tiempos hecha por net-a-porter hace casi un año y la traje al blog ;)

En el décimo lugar está el vestido negro usado por Rita Hayworth en Gilda (1946), vestido que la consolidó como el mito erótico de su década. Un vestido con escote palabra de honor, lazo marcando la cintura, complementado con unos super seductores guantes negros con los que la actriz protagonizó la escena que escandalizó a la iglesia católica: el strip tease en que se quitó solo uno de los guantes.



En el noveno lugar está una de las fashionistas de nuestros tiempos, Kate Moss, con el vestido que usó en el 2002, durante la exhibición del fotógrafo ( y súper amigo de la modelo) Mario Testino en el National Portrait Gallery. No encontré una buena foto frontal del vestido pero en esta, con Alexander McQueen, se ve perfectamente el corte del vestido a ambos lados.



En el octavo lugar, una mujer que por su estilo fue todo un ícono de la moda ella misma: Jackie Kennedy. Lo interesante es que cuando Jackie usa el vestido durante el día, comienza a ser bien visto que se use no solo en eventos de noche. Toda una trendsetter en su tiempo.



El séptimo lugar es para una caricatura: Betty Boop. El vestido negro es el encargado de dar el toque de sensualidad a la muñequita de ojos grandes y cejas tristes.
 


El sexto lugar es para las mujeres del video musical de Robert Palmer, "Addicted to love", que parecían una especie de criaturas alien perfectamente vestidas.



En el quinto puesto está Anita Ekberg en la Dolce Vita con el vestido de escote profundo que usó en la escena de la Fontana de Trevi. Un baño de tres minutos que  inmortalizó la película, a la actriz y al vestido.




En el cuarto lugar, Coco Channel, quien en 1926 dio vida al primer Little Black Dress. Obviamente, exisitían vestidos negros antes pero solo como vestidos de luto. Channel, toda una visionaria, lo propuso como silueta esencial para cualquier evento y hoy, más de 80 años después, lo sigue siendo.



En el tercer lugar, Diana de Gales con un vestido de chifón plisado y hombros caídos de la diseñadora griega Christina Stambolian, en la fiesta de Vanity Fair en Londres (1994). El vestido pasó a la historia como "el vestido de la venganza"  por haber sido usado por la princesa el mismo día que el príncipe Charles admitió en televisión su adulterio. Este vestido fue uno de los 50 elegidos por el Museo del Diseño de Londres para su muestra de los "50 vestidos que cambiaron al mundo".



En el segundo lugar, Elizabeth Hurley en un vestido con ganchos de nodriza dorados de Versace. El vestido que la lanzó a la fama en el estreno de "Cuatro matrimonios y un entierro". Este es otro de los vestidos que se encuentra dentro de los "50 vestidos que cambiaron al mundo" según el Museo del Diseño de Londres.




Y en el primer lugar, indudablemente, la actriz belga Audrey Hepburn como Holly Golightly en Breakfast at Tiffany´s (1961) con un vestido largo de Hubert de Givenchy, incluido también en la muestra de los "50 vestidos que cambiaron al mundo" en el Museo del Diseño en Londres.  Simplemente la piedra angular del estilo e imagen de culto fashionista! Inmortal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!