Ir al contenido principal

Mejor y peor vestidas en la entrega de los Premios Oscar 2011

Anoche no estuve muy atenta a la entrega de los Premios Oscar pero hoy ya muy juiciosa ví todos los vestidos de las asistentes al Teatro Kodak y este es mi veredicto:

Las mejor vestidas:
Mila Kunis en un vestido lencero de Elie Saab color lavanda, escote y falda con transparencias y encajes. Completan el look aretes y brazalete en diamantes. De las mejores pero me gustó más en los SAG. Mandy Moore de Monique Lhuillier nude centelleante, de tul y pailletes, con aretes de diamantes largos y retro. Ambas de estilo romántico y delicado en tonos suaves con cabello recogido.

 
La modelo y diseñadora de carteras Camila Alves en un Kaufman Franco negro y aretes de diamantes y perlas. Estilo ultra sexy con escote profundo pero también con cabello recogido.  Y mi favorita de la noche, la ganadora al Oscar como mejor actriz por su papel en Black Swan, Natalie Portman de Rodarte color burdeos, corte imperio, drapeado y hombros caídos y zapatos Jimmy Choo. El styling me fascinó. Y la barriguita sigue siendo su mejor accesorio! Los aretes de borlas en diamantes de talla rosa y rubellitas a juego con el color del vestido eran de Tiffany&Co. 

  
Las peor vestidas:
Por este lado nada que hacer, a Helena Bonham Carter le encanta estar en estas listas. Esta vez, escogió un diseño de Colleen Atwood de terciopelo negro y corsé. Insisto en que la estética de Helena parece salida de uno de los personajes de las películas de su esposo. Bueno, si eso la hace feliz, y pareciera disfrutar cada desastre de alfombra roja, bien por ella. No deja ver si los zapatos combinaron esta vez. Nicole Kidman tampoco acertó. Anoche fue de Christian Dior con bordados de hojas en hilos dorados. La tela se ve  demasiado rígida y el corte infame. Y ojo que no es la primera vez este año que desatina, y sólo llevamos 2 meses...

 
Tampoco me gustó Penélope Cruz de L’Wren Scott Color vino con demasiada pedrería. Ya sin barriguita esperaríamos algo mucho más despampanante, como a lo que nos tiene acostumbrados. Melissa Leo, ganadora del Oscar a la mejor actriz de reparto, eligió un vestido de encaje blanco que se parece mucho a los manteles de mi abuela. Mal, mal, mal y peor sabiendo que era muy probable recibir el premio!


La más polémica:
Cate Blanchett de Givenchy Couture tono rosa pastel y espalda era cruzada con detalles en amarillo. A mí no me gustó para nada pero ya lo veo postulado en varias partes al mejor vestido de la gala (¿?). Lo cierto es que en cualquier otra pudo haberse visto peor...
 

Y para terminar, SÍ a Colin Firth como mejor actor pero NO a The King´s Speech como mejor película. Casi me duermo!

Imágenes: Zimbio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera