Ir al contenido principal

10 horrores en la alfombra roja de los Premios Óscar 2012.

Alfombra roja que se respete tiene sus desaciertos. He aquí nada más 10 de los que medio planeta pudo ver el domingo en la entrega de los premios más importantes de la industria cinematográfica... Aunque hablan por sí solos, no me pierdo el placer de comentarlos.

Ya vimos este escote garrafal en el post pasado pero creo que no es suficiente castigo, así que, repitiendo como ejemplo de NO HAGAS ESTO JAMÁS, Sheri Sheperd. Y hablando de escotes dos tallas menores al adecuado, Viola Davis en un Vera Wang color rana rené, que parece sacado del almacén "El terror del Prom", donde seguramente se encontró a Virginia Masden, comprando este Kevan Hall violeta.


Con el respeto que se merece, la ganadora del Óscar a mejor actriz protagónica, y por muy eco friendly que fuera ese Lanvin, a mi gusto pasó los límites del drapeados para volverse una gran arruga amorfa y dorada en la que ella nadaba. Y es que el brillo de pies a cabeza es cosa seria, si  no, Anna Faris en Diane von Furstenberg no se vería tan Drag Queen. 
Amara Miller, no es el vestido, eres tú. El Valentino Couture es hermoso, pero no por eso le va a lucir a cualquiera. Parece extra de "The others"...


Maya Rudolph en Johanna Johnson morado obispo. Es de esos vestidos en los que parece que se les acabó la tela y tuvieron que acudir a retazos de otras para completar... O al menos, prefiero pensar eso y no que esas mangas y esa espalda fueron intencionales desde la concepción del diseño.


Glenn Close en Zac Posen otoño invierno 2012/2013. Lo siento, odio ese color, odio ese blazer del mismo color. No puede haber un color más feo en el espectro!!!


Kelly Osbourne en Badgley Mischka otoño invierno 2012/2013. La verdad es que podría ir sin ropa que todo lo que vería sería ese color de pelo infame que todo lo arruina...


Y por último, quien fue favorita de much@s, pero a mí me causó un rechazo óptico instantáneo: Stacy Keibler en Marchesa otoño invierno 2012/2013. De una colección tan linda, cómo es que escoge el vestido más parecido a envoltura de chocolate? Bueno, pero eso lo paso, lo que no asimilo es ese arremuesco de remolino!!! Creo que es de los pocos Marchesa que definitivamente no quiero volver a ver jamás.

Comentarios

  1. JAJAJAJAJAJAAJAJ, y yo que creí que era venenosa. You are damned right. Mi favorita de ahí, Gwyneth y su maravilloso Tom Ford. Nos vemos ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera