domingo, 5 de febrero de 2012

La Alta Costura se tomó el Super Bowl.

Confieso sin ninguna vergüenza que lo único que me interesaba del Super Bowl XLVI era ver el show de medio tiempo a cargo de Madonna, y valió la pena cada pase de fútbol americano que tuve que padecer hasta que apareciera ella. Llegó, dobló y venció. Y es que, todos sabemos que casi siempre lo hace, pero a ella se le permite las veces que quiera por el montaje, la coreografía, la energía, el vestuario, las canciones (cantó Vogue, Music y Like a Prayer) y, al que no le parezca, lo quiero ver a los 53 años dando esas volteretas y luciendo así de bien con pompones! En fin, Madonna no es voz, es ícono.

Ahora, a lo que nos compete. La chica material lució majestuosa vestida de Riccardo Tisci para Givenchy Haute Couture de pies a cabeza, de principio a fin. Primero la vimos en capa en lentejuelas doradas con estampado de leopardo y cristales; en la cabeza, tocado dorado de Philip Treacy de aire egipcio. Luego, fuera capa y a mostrar pernil en un mini vestido negro con cinturón romano del mismo color y apliques dorados, capa más corta, botas negras de caña alta y guantes largos de cuero negro sin dedos. De nuevo, fuera capa, además, fuera cinturón y fuera tocado, para recibir los pompones dorados. Por último, se cubre con un abrigo negro con brillo y lentejuelas. Dice el mismo Tisci: "People say everything has a limit, but limits do not exist with Madonna."

Al César lo que es del César, y que se retuerza Lady Gaga porque la reina es la reina! Si no vieron el medio tiempo, vean de lo que estoy hablando:




Fotos: Zimbio.
Sketches: Givenchy.

4 comentarios:

Gracias por tu comentario!