Ir al contenido principal

Moda Plus Size en la alfombra roja de los Premios Óscar 2012.

Seamos sinceros, vestirse siendo flaca es muy fácil, no entiendo entonces cómo tantos errores... Pero en fin, eso es harina de otro costal... A lo que voy es a que el mérito debe ser mucho mayor para las mujeres de tallas grandes que, teniendo una oferta de moda tan limitada (para muchas marcas y diseñadoras, ese mercado no existe), logran verse maravillosas. Además, si se apartan del ya conocido camino del "negro adelgaza", y optan por los tan injustamente despreciados pasteles, mejor aún! 

Es el caso de Melissa McCarthy y la ganadora del Oscar como mejor actriz de reparto, Octavia Spencer, que escogieron siluetas muy favorecedoras para ellas, sin salirse del dress-code, en tonalidades claras y con todo el glamour demandado por la ocasión. Melissa McCarthy lo hizo en un vestido rosa empolvado con aplicaciones de cristales en cinturón y cuello, firmado por una diseñadora que sabe cómo sacarle partido a una plus size, Marina Rinaldi; los plieges, la altura del cinturón y la forma y tela de las mangas, sus mejores aliadas; bueno, eso y que tiene una cara preciosa. Por su parte, Octavia Spencer abrazó su full figure con un Tadashi Shoji blanco nube, bordado en brillos de principio a fin, manga corta y mini cola. Muy bien por las dos.


Ahora, la otra cara de la moneda... Sherri Shepherd, buen color pero la abertura en el escote y el bra asomándose, desaciertos totales que sólo pueden resultar en un look vulgar. Por favor no intentar esto en casa.. y mucho menos fuera de ella!!!

Comentarios

  1. me ha encantado tu post!!!
    oleeeeee darle la vuelta y buscar lo diferente al resto de blogs
    ole oleeeee

    ResponderEliminar
  2. Sï, definitivamente excelente elección de ambas...jaja y que tal la señora con sandalias negras de atrás de Shepard...

    ResponderEliminar
  3. No, no, no no puede ser que me esté volviendo adicta a este blog. Me encanta todo lo que su autora postea y las fotos que consigue, súper acertada para mi. Ya sé que vengo acá y encuentro análisis interesantes. Solo un par de cosas, a mi me encantó Gleen Close, todo, el color, el vestido y la chaqueta tipo smoquin para su edad. Hasta la cola que no me mata, también me gustó. Michelle también se veía linda, pero yo esperaba algo más de show. Y sobre las plus size, yo en el post de los Golden hablé de cómo me gusta Octavia que además es fshionista. Me encantó su elección, su lealtad al diseñador, aunque hubiera preferido un poco más de escote y que se soltara el pelo, pues con el pelo recogido se ve más vieja. De Melissa, me gustó que buscara una diseñadora de tallas grandes, me gustó que se arriesgó y la tela en las mangas, se ven como adicionales, pero ¡claro! a las gordas muchas veces nos toca taparnos esos enormes brazos. Me encantó el post, una vez más, ¡me encantó!

    ResponderEliminar
  4. Señoritas, mil gracias por sus comentarios, me alegra mucho que disfruten los posts, me motivan a seguir escribiendo, cosa que además me fascina :p

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera