lunes, 4 de junio de 2012

Mi manifiesto blogger.

El término blogger nunca había estado más en boga. Hace poco fue Ackermann con su comentario "I´m not a blogger person", luego Caty Villota, editora de moda a quien admiro y aprecio, con su columna “Reporteros o blogueros de moda, e incluso antes había puesto el tema sobre la mesa Vanessa Rosales en su artículo "Blogueros de moda, ¿opinadores o tendencia?" (aunque confieso que yo lo acabo de leer) La polémica radica en el expertise del blogger. Varios bloggers y periodistas se han manifestado a favor o en contra. Yo ya he sentado antes mi posición -defiendo la subjetividad y la buena escritura ante todo- pero quisiera ampliarla un poco, aprovechando el momento de efervescencia y calor -y que nací con el opinadero prendido- :p

Es innegable que nos encontramos ante un fenómeno nuevo dentro del sistema de la moda y cualquier novedad representa cambios y ajustes. Algunos pueden asustarse o intimidarse ante ellos (blogarofobia). Otros, nos adaptamos fácilmente al cambio y creo que eso nos facilita las cosas. Lo cierto es que la movida blogger está en furor en Colombia, de ahí tanta atención de las marcas, de los medios que ven una potencial competencia donde no la hay y de los mismos diseñadores devotos o no de ellos. Existimos y somos parte del sistema de la moda, bien sea como usuarios finales, influenciadores o líderes de opinión en algunos casos, curadores de contenidos en otros o simplemente, observadores. Y es que la moda es un sistema tan amplio que tiene cabida hasta para las antimodas y para la gente que sostiene que no sigue ninguna moda, que la moda es vacía y superficial. Así que, el primer paso creo yo es entender ante qué nos encontramos.

Un blog (web + log) es una bitácora o diario online.

Así las cosas, cualquiera puede abrir un blog, profesional o no profesional, en serio o en broma, periodista o no periodista, comunicador o no comunicador. Los únicos requisitos son tener acceso a internet y saber escribir. Personalmente no creo que existan razones correctas o incorrectas para abrirlo (bueno, salvo aquellas que atenten contra la integridad de otros, claro). Si hay gente que lo hace por fama, por dinero, por ego, es su problema, los lectores sabrán diferenciar y escoger. Ahora, hay público para todos, dudo mucho que alguien mantenga un blog que reciba bolas de heno por visitas.

Pero ha sido (sorpresivamente) tanta la acogida de los blogs y los bloggers que los contenidos se vuelven más importantes y el blogger debe adquirir cierta responsabilidad frente a sus opiniones y publicaciones. Por supuesto pueden existir blogs de expertos y blogs periodísticos. Sin embargo, no creo necesario profesionalizar un hobby ni "aperiodistar" (palabra que me acabo de inventar) al blogger. Tampoco creo que se necesite ser experto y mucho menos decirse uno para hacerse creíble. Yo como muchos, sigo a gente con mucho estilo (cuyas profesiones no tienen nada que ver con moda) sólo para ver sus ideas y estilismos porque los encuentro inspiradores. Creo que la calidad de un blog radica en la pasión de quien lo escribe, su compromiso con la audiencia, una muy buena escritura (ortografía incluida), buenos contenidos (y esto no quiere decir que cada post deba ser un tratado, simplemente me refiero a temas vigentes, pertinentes, interesantes, bien tratados) y un estilo propio, un tono que diferencie al blog de todos los demás. La naturaleza del blog, contraria a la de los medios, es personal y subjetiva, y el lector lo sabe muy bien. El blog conversa con el lector, crea vínculos. El blog se nutre de los medios, de la información buena y de calidad que nos proporcionan y nosotros filtramos, decantamos, depuramos con "la candidez de nuestra subjetividad" (como bien lo describe @dianalunareja en su post) y mostramos nuestra visión de un tema, de una pasarela, de una colección, de una alfombra roja, de una tendencia, de un estilo, de un personaje, en fin, de la moda. No es gratuito que las revistas integren en sus páginas sus propios blogs de moda. Son dos maneras muy diferentes de acercar la moda al consumidor final.

Ahora, es responsablidad de las marcas y organizadores de eventos de moda saber distinguir cuáles de ellos tienen la suficiente credibilidad y la audiencia a la que les interesa llegar al invitarlos a sus eventos, para no llenar sillas por llenarlas, simplemente porque los bloggers estemos de moda (eso nos perjudica A TODOS).

Algunas fechas importantes en la historia del blogging:
1994. Surgen las primeras bitácoras o diarios online.
1997. Jorn Barger acuña el término weblog.
1999. Peter Merholz divide la palabra weblog en la frase we blog, popularizando el vocablo "blog".
1999. Se crea Blogger.com, hogar de muchos de nuestros blogs.
2001. Aparecen los primeros blogs estadounidenses populares (trataban temas políticos).
2002. Se escriben y dan a conocer los primeros manuales técnicos de blogging.
2005. La RAE introdujo el vocablo en el Diccionario Panhispánico de Dudas para someterlo a análisis y posteriormente incluirlo en el Diccionario.
2006. Se establece el 31 de agosto como "día internacional del Blog".
 
No sé cuál habrá sido el primer blog en Colombia pero creo que Criollo Glam fue uno de los primeros en hablar de moda (2007). Yo llevo dos años en esto y sigo aprendiendo. Comencé con este blog en el 2010 porque disfruto enormemente escribiendo, amo la moda y tengo la fortuna de trabajar en la industria desde hace cinco años -aunque eso no me hace una experta en el tema, pero reconozco que me facilita muchas cosas-. No me interesa en absoluto que me consideren una autoridad o eminencia en el tema, mucho menos que mis posts se sientan objetivos y neutros; me interesa que disfruten lo que escribo -estén de acuerdo o no-. Mi blog es mi reducto rebelde.

1 comentario:

Gracias por tu comentario!