Ir al contenido principal

Póngale bolsillo al jean! Desnarcotícese!

Seguramente, muchos de ustedes deben estar como yo, adictos a "El patrón del mal", a la actuación de Andrés Parra que hasta la forma de la barriga de Pablo Escobar logró a la perfección! Y es que mucho de lo que se está tratando en la novela es brand new information para mí. Cuando mataron a Lara Bonilla yo tenía un año y cuando cayó Escobar, 10! Claramente no tuve consciencia plena de la guerra que vivió el país durante el reinado del personaje, ni siquiera veía noticieros. El asunto es que el problema no murió con el patrón, al contrario, caló profundo en el tuétano cultural del país y, aún hoy, agobia ciudades como Medellín y mi Cali bella.

Pero vamos por partes, qué es eso que entendemos como narco-estética? En mi imaginario, es la manifiestación de ese afán por ostentar de manera exagerada, desproporcionada y grandilocuente a una mujer, porque en la narco-cultura el dinero, el poder y el machismo son las formas de existir en el mundo (y por supuesto bajo su retorcida lógica la mujer se puede comprar y "armar").


Pues bien, dicha estética surge del interés desmedido por tener y aparentar, porque los narcos -durante su época dorada- se rodeaban de mujeres voluptuosas y exuberantes que, al igual que los carros y demás posesiones (y así las presentaban), medían su riqueza y poderío. Y ese fue el prototipo de "belleza" que se difundió entre miles de mujeres. Hoy me quiero enfocar no en las mujeres sino en un solo ítem, el que a mí más me horroriza: el jean sin bolsillos (suena "El asesinato"de Bernard Herrmann).


Además de sentir que esa prenda nos amarra a esa narco-estética, vamos un pasito más allá...  POR QUÉ NOS QUITAN LOS BOLSILLOS SOLO A LAS MUJERES??? Ya son suficientemente pequeños para que no les quepa nada, por qué los hombres no usan jean sin bolsillos? Es por eso que, en pro de la industria nacional propongo el lema "Póngale bolsillo al jean"! Ganamos todos!!! Pongámosle bolsillos hasta a las faldas!!! No por nada son el elemento utilitario por excelencia!! En fin, no voy a luchar contra toda una industria, ni mucho menos contra las mujeres que lo usan porque responden a un contexto ajeno al mío pero sí quiero que revisemos todo lo que esta prenda carga detrás... ya me voy sola.

Comentarios

  1. Qué buen post Ita María, en verdad estoy totalmente de acuerdo contigo; y yo que me estoy leyendo (de nuevo) el libro de Virginia Vallejo me doy cuenta que era una mujer muy culta en temas de moda... ella sí fue un icono (no como esas presentadoras de farándula) y ¿Por qué a pesar del tiempo sigue predominando lo vulgar por encima de lo sobrio? Definitivamente menos es más.
    Saludos,
    http://the-glambition.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me antojaste de leerme el libro! Este fin de semana lo compro :D

    ResponderEliminar
  3. Me aterra que usted también se ensañe contra la estética del narcotráfico como otras nuevas 'críticas de moda', parece el tema que todas las 'Fashionistas' colombianas quieren atacar para reafirmarse en que son seres de buen gusto, sabiendo tantos y tan bonitos temas de moda por ahí con los que pueden enviar ese mismo mensaje.

    ResponderEliminar
  4. El problema es que todas estas mujeres se autoproclaman de mucha personalidad, en donde estas apreciaciones "les resbalan". Las mismas que todo el tiempo están compartiendo mensajes ridículos en Facebook, las mismas que ponen la foto con el novio "Aquí con mi papito", "Aquí con mi cuchurrumín", "Dale Like a Jesús si lo amas" en fin, toda una cultura de lo cursi, lo barato, la ausencia total de lectura, de buen gusto, y la abundancia de realities que son el opio del pueblo y que les hace creer que es un modelo a seguir.
    Quiero terminar con una frase que decía Coco Chanel: "La moda se pasa de moda, el estilo jamás".

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

Consultorio de estilo: ¿cómo combinar un pantalón mostaza?

Hoy comienzo una nueva sección en el blog: las lectoras preguntan y, por supuesto, yo intento responder ;). Tenía ganas de hacerlo hace rato pero el tiempo estaba escaso... Este mes creo que ya los eventos y los viajes por fin paran un poco, y las empresas con las que trabajo bajan el ritmo también, así que tengo nuevamente algo de tiempo!!! Pues bien, volviendo a nuestra nueva sección (porque es de ustedes y mía), ya varias lectoras y lectores (me siento como Maduro diciendo eso) me han escrito pidiendo algunos consejos puntuales de moda y styling. Algunos son demasiado específicos y no creo que funcionen para un post genérico, pero hay varios, como el de hoy, que creo les pueden servir a muchas (y muchos #Madurostyle).

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá