miércoles, 8 de agosto de 2012

Último reporte de pasarelas - Colombiamoda 2012.

El último día de pasarelas fue una mezcla de cansancio, una grata sorpresa, una de las mejores colecciones de la feria, altas expectativas y una desilusión de magnitud internacional, justamente en ese orden.

Comienzo con la pasarela de Carolina Sepúlveda, una de las diseñadoras de la nueva generación que no me decepciona, ni siquiera cuando su paleta de color se ve limitada a los tonos yogurt (o Finesse...).  Y aunque no hubo en su pasarela ningún elemento sorpresa, guarda fidelidad a su esencia, a su Aldea, a encontrar inspiración en los elementos naturales y a las formas orgánicas. En esta ocasión el bahareque fue el punto de partida, el origen y base, aunque si no hubiera sido por el comunicado de prensa habría pasado desapercibido; aún así, Carolina sigue siendo santo de devoción en mi credo fashionista.



Rapsodia, la mezcla de culturas y estilos bohemio, romántico, tribal, rocker, gitano y hippie, presentó una colección libre, fluida, cargada de cuero, taches y lentejuelas, en amarillo, rojo, naranja, rosa, azul, verde, fucsia, negro y crudo. Aunque la colección fue buena, algunos detalles durante y antes del desfile mancharon la pasarela y arruinaron la experiencia para algunos (me incluyo). En primer lugar, estuvo ese innecesario distractor visual estratégicamente ubicado en pasarela para que ninguna foto tomada desde estos ángulos capturara un look completo; las estrellas brillaron por su mala ubicación, gracias. Adicionalmente, una sugerencia a las organizadoras. El tema de las primeras filas se define antes de la pasarela, no con la gente ubicada y sentada; de pésimo gusto levantar a la prensa para poner en sus lugares "celebrities". Fail big time.



La colección de Agua Bendita fue extraña para mi gusto, pero no me merece mayores comentarios... Excepto que llevó a algunos clientes invitados a su pasarela en Limosina. No further comments...

Inauguró la noche la pasarela FUCSIA by Polite y todo mejoró sustancialmente; sin duda LA PASARELA del día y una de las mejores de la feria (top 3). En  Polite se comienza a ver un estilo de vida, una actitud claramente dramatúrgica, oscura y femenina. “Mari Mari Bienvenue” mezcló las peinetas y pañuelos de las Manolas con toreras, lunares y elementos como arneses, viseras, hombreras e insignias militarizadas y siluetas actuales; fue uno de esos casos particulares en los que la mezcla de tantos referentes se mantuvo cohesionada por el concepto global y una paleta de color simplísima pero suficientemente rica: blanco, negro y azul. Pero quizás lo más loable de este trabajo fue el uso que se le dio al SPACER como generador de volumen, descontextualizándolo de su misión original. Para los que no están familiarizados con el material, una breve explicación: es un tejido 3D formado por dos caras unidas por un hilo dejando un espacio que actúa como cámara de aire térmica; este material soporta la manipulación y el lavado en lavadoras, regresando a su forma inicial, manteniendo los volúmenes originales; en copas de bra es el descubrimiento del siglo!!! Sólo hubo un pequeño detalle que evitó que la pasarela tuviera la máxima calificación posible: los paneles plásticos (o acrílicos -no estoy segura-) estaban sucios.








María Elena Villamil presentó “Geometría”, una grata sorpresa que no me esperaba. Confieso que la demora me desesperó al punto de no quedarme en el desfile, pero cuando lo ví en video y fotos, me arrepentí un poquito. La colección la protagonizaron el futurismo, los materiales sintéticos, el lurex, los tonos mercurio (si es el que creo), blancos inmaculados, grises y azules industriales; hubo también algo de masculinidad en los cortes, sin hablar de androginia. No soy fan de, estilo de Ma. Elena, pero esta es la primera vez que veo varias piezas interesantes en ella, me deja con ganas de ver más.





Y por último, el momento esperado por todos, la pasarela encargada de cerrar la feria, la del CFDA (Council of Fashion Designers of America) con Christian Cota como invitado internacional. La mayor decepción de toda la feria. Prendas casi esquimales para una feria que presentaba la temporada PV13 en sus pasarelas... Era de esperarse que repitiera la colección presentada en NY, el pasado mes de febrero, pero el relleno para completar una colección seguramente ya vendida en su totalidad, se notó incongruente y no convenció. Si bien el trabajo de pintura, teñido y bordado de los textiles de Cota, inspirado en las artesanías y grafías indígenas mexicanas es admirable y consigue trascender a escenas actuales y sofisticadas, el reciclaje y remache en la colección no fue bien recibido. Esperábamos más, mucho más de un nombre con el peso de Cota. Se invitaría muy tarde? Fue plan B? No lo sabemos, lo que sí sabemos es que próximamente presentará su colección PV13, en la que lleva trabajando desde marzo y, seguramente, será la que habríamos querido ver en Medellín.



2 comentarios:

Gracias por tu comentario!