miércoles, 29 de mayo de 2013

Diana Sandoval nos trae amor...

Con mi querida amiga y admirada fotógrafa Diana Sandoval (@_Ninotchka_) inauguro esta sección, donde invitados expertos en varios campos darán su opinión sobre el tema de moda que prefieran, en sus propias palabras. El campo de expertise de Diana es la fotografía, pero yo le sumo dos más: tener estilo propio y ser feliz. Si tienen un espacio en este blog para decir lo que se les ocurra (asumo todo el riesgo) es por una sencilla razón: yo les creo. Este es su post.

“Before, I used to dress in a way that it looked good. Now I dress in a way that it sounds good”


No puedo decir que la moda haya estado presente siempre en mi vida, pero puedo decir que siempre he sentido un gusto por elegir lo que me pongo; realmente lo que es, es una forma de expresarme -por alguna razón, la más fácil que he encontrado, ya que no soy buena con las palabras y mi personalidad introvertida me dificulta muchas cosas-. Así que, hace muchos años, (sin saber lo que era moda o el trasfondo que tenía) la ropa empezó a tener mucho significado en mi vida.


Ahora que he tenido un interés más claro y mi carrera cada día me acerca más a la industria de la moda, a su cultura y a personajes que realmente saben del tema, siento una necesidad por defender y apoyar el “estilo propio",  el libre albedrío o como me gusta llamarlo “el libre desarrollo de la personalidad”.  Digo lo de defender por que siento que cada día hablamos más de moda, nos interesan más los diseñadores y las marcas, así como las tendencias mundiales, pero así mismo siento que crecen las reglas, las críticas y los deseos de ver a muchas personas bajo la misma línea,  esa que llamamos “buen vestir”. Pero qué ha pasado con ver la ropa como una expresión propia? Una expresión del momento que estamos viviendo? O del que queremos vivir?

La ropa y accesorios que una persona usa en su vida diaria son reflejo de muchas cosas: estado anímico, situación económica, intereses particulares, y por supuesto un estilo y gusto propios o que al menos creo yo, deberían ser únicos de cada quien.  

Debo admitir que a mi me encanta caminar y ver cómo está vestida la gente, crear guiones en mi cabeza con las razones por las cuales esa persona pudo haber elegido dichas prendas. Por supuesto no todo me gusta. Seguramente algunos pegarán el grito en el cielo cuando compare la calle con un museo, y por supuesto el arte por ser arte no es bueno, o lindo o mucho menos para todos los gustos. Pero si creo que hay que saber ver, comprender que las prendas, como el arte, deben sentirse y entender, hay que aprender a leer,  el que se viste de jean y camiseta habla tan fuerte como el que se viste de Chanel.  Por supuesto podemos generar una opinión sobre el vestir de otros, como generamos una opinión sobre una película, libro, etc. Pero también debemos saber que el creador de esa imagen lo hizo por algo, por una o mil razones. Mi propuesta es sencilla, empecemos a ver historias, empecemos a ver la ropa como un lenguaje, dejemos las reglas de lado y empecemos a divertirnos con nuestro closet y con el de otros.

Para los que me conocen saben de sobra que el color es mi pasión, lo ven en mi ropa (también uso negro,  no crean que soy solo palmeras) en mi casa, hasta en la comida que me gusta.  El contraste es que soy muy tímida, yo solo intento gritarle al mundo que me gustaría no serlo tanto, pero que soy feliz muy feliz y si me ven por la calle pueden criticarme, pero apuesto a que se sonríen o al menos se ríen de mi. Y ese es mi propósito.

Y para regalarles más sonrisas les quiero dejar una de las tantas inspiraciones para escribir esto, un video que me hizo sonreír de principio a fin, espero lo disfruten (si se demora cargando pueden verlo también aquí).


P.d: les traigo amor!

Si te gusta este post compártelo ;)

4 comentarios:

  1. Cierto lo que escribes. Nuestra ropa es como nuestra segunda piel.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este nuevo espacio en tu blog. Un abrazo @Jualferx

    ResponderEliminar
  3. Como decía Hundertwasser: "Poseemos tres pieles. La epidermis, la ropa y la casa"

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!