jueves, 6 de junio de 2013

Pasarela Rosa AVON 2013: María Luisa Ortiz y Trista.

Anoche se realizó la pasarela rosa AVON que, por sexto año, rinde un homenaje a la vida de la mano de diseñadores de moda. Para esta ocasión, los elegidos fueron Maria Luisa Ortiz y José Alfredo (Josa) Silva y Giovanni Estrada, de la marca mexicana Trista, dos conceptos completamente distintos pero ambos muy bien pensados y logrados. La música del Trío Bandido + un contrabajo y la magia del restaurado Teatro Faenza se prestaron para que el evento, que apoya la lucha contra el cáncer de seno, saliera a pedir de boca. ¡Moda con sentido social!

María Luisa presentó "Amistad Rosa", una colección que celebra la vida y el color, la elegancia, romanticismo clásico y sofisticación propias de la mujer María Luisa Ortiz, la nostalgia por el pasado, la solidaridad y por supuesto los lazos amistad, si no cómo logra alguien poner a desfilar juntas en una pasarela a Maria Cecilia Botero, Marcela Carvajal, Cristina Umaña, Alexandra Santos, Andreína Solórzano, Marcela Mar, Karen Martínez, Indira Serrano y muchas otras que ahora se me escapan pero cuando llegue a las fotos recordaré y seguramente olvidaré agregarlas aquí ;p Dicen por ahí que es mejor tener amigos que plata y yo de eso no tengo duda :). La fuerza del rojo predominaba en la paleta, seguida por negros, blancos y rosas; el tafetán, crepé, chiffón, organza y lentejuelas fueron los materiales encargados de dar vida a los 20 looks que donó Maria Luisa a la causa, todos ellos pensados en clave cocktail para celebrar y cargados del ADN de Maria Luisa: el amor por el oficio. Resumo la colección en dos palabras y mucha emotividad: divas atemporales.






Trista presentó "La visión fantástica del territorio perdido", toda una historia que me hizo caer rendida a los pies de estos "neo-crafters" -como los denominó Carolina Agudelo en el conversatorio en que pude conocer más de la marca y sus procesos (y mejor no se pueden describir)-. En pasarela, looks monocromáticos en negro y oliva y bicolor en blanco y negro, en general una paleta neutra con siluetas descomplicadas e informales tejidas en fibras naturales y con bordados y teñidos a mano. Y aquí tengo que detenerme porque el proceso de teñido es absolutamente encantador; usan pigmentos naturales de tonos propios de la botánica mexicana (folclor sin caer en el cliché), toda una experiencia! La sensación orgánica de las fibras rústicas y los deshilados, en contraste con el diseño experimental (porque la exploración es evidente) y el toque de los wedge sneakers de Nike fueron decisivos en mi profundo enamoramiento. Una colección rica en formas, texturas, materiales y sentido.







El dinero que se recoja por la venta de los vestidos donados, será destinado a la Fundación Ámese (Apoyo a Mujeres con Enfermedades de Seno) y a la Fundación Avon para promover actividades sobre detección temprana del cáncer. Termino este post recordándoles que hay que hacerse el autoexamen!!! Para las que aún no sepan cómo hacerlo, al final de este post viejito lo explico y hasta les recomiendo banda sonora ;)

Fotos de Cámara Lúcida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!