martes, 30 de julio de 2013

Colombiamoda: último día de pasarelas.

Irónicamente el último día de feria fue mi primero en reseñar; lo hice como bloguera invitada para la revista Cromos (aunque el título no fue mío). Sin embargo, quiero ampliar un poco mi lectura, así que me permito retomar esa reseña con ligeras modificaciones ;)

Ya con la cabeza más fría, pasada casi una semana, sostengo que el jueves fue el mejor día para las pasarelas. Las colecciones de Carolina Sepúlveda, Renata Lozano y Silvia Tcherassi fueron un cierre fascinante por tripleta. Pero vamos en orden. La jornada comenzó con otra propuesta de moda democrática, esta vez firmada por Falabella y sus seis diseñadores invitados en esta edición de Colombia Diseña: Maria Elena Villamil, Duplicity, Daniel Hoyos, Carolina Sepúlveda, A New Cross y Warmi. Desde su primera edición el año pasado, la catalogué como el programa más importante de democratización de la moda en Colombia, no solo por el número de diseñadores que involucra sino por el volumen y el alcance que solo una estructura de retail tipo Falabella puede apalancar. Y esa intención de acercar la moda de diseñador al público se comunicó hasta el final de la pasarela, con las modelos estáticas en sus puestos mientras los asistentes salían del recinto caminando entre ellas, apreciando de cerca el producto como si se encontraran en el punto de venta (aunque muchos fuimos tímidos con la oportunidad). Mis favoritos aquí: Aldea (con sus zapatos de San Ángel) y Maria Elena Villamil, aunque mi pieza imperdible es, sin pensarlo dos veces, un saco con estampado de colibrí que firma Warmi.



Rapsodia pasó sin pena ni gloria como pasa con las pasarelas de la mayoría de las marcas... Prendas lindas que usaría feliz y dichosa pero, más allá de eso, nada nuevo. Muy destacable en cambio, la pasarela de Andrea Landa, otro de los nuevos talentos que se lució en El Cubo y con sus diseños usados durante la feria por algunas bloggers paisas. Ahí viene algo muy bueno! Sentí que me sobraban un par de piezas que no se conectaban con el resto pero lo novedoso de su propuesta y ese bello trabajo con las cintas solventa cualquier cosa. Anoten su nombre en la agenda de moda del 2014 porque le auguro éxito y mucho.


En Maaji los vestidos de baño, en un punto de la pasarela, se vieron opacados por el tema pirata (al que no le vi relación con las prendas), y es que, en la categoría de trajes de baño pareciera normal caer en el exceso (en el post del día dos hablaba sobre la tendencia en swimwear de sobreponer el show a la colección); esta fue una de esas ocasiones pero no la única en la feria. Sin embargo, el producto de Maaji, como siempre, impecable en materiales, diseño y confección; de las marcas de trajes de baño con pasarela en esta feria, es de lejos mi favorita.

Reitero también que las tres últimas pasarelas de la feria fueron -en mi opinión- las más completas, coherentes en sí mismas, con sus creadoras, pero también con el momento y las directrices de la moda global. Carolina Sepúlveda (Aldea) presentó "Agua, Cielo y Aló" en en un patio con ropas colgadas secándose al sol; una colección orgánica desde los materiales hasta las siluetas, tuvo una puesta en escena sencilla y de fino cuidado, al igual que las prendas que conformaban la colección, salpicada de momentos de color inesperados que ubicaban ese patio de ropas en algún lugar cercano y tropical.


Inmediatamente después, Renata Lozano plantó en pasarela una declaración de principios, de ADN, de estilo propio y definido, ultra femenino y balanceado; conjugación perfecta de relax y sofisticación. La diseñadora caleña caló en la pluralidad de gustos de crítica, prensa y asistentes al desfile, con una colección pensada como unidad desde el más mínimo detalle. Pocos diseñadores logran concebir accesorios y calzado desde el diseño (por lo general eso viene después). Renata lo consigue y resulta orquestando con cada uno de esos elementos, una propuesta de diseño perfectamente utilizable sin limitar a la usuaria a una misma ocasión de uso. La referencia a Troya fue sutil pero decisiva en los detalles, que elevaron el estatus de la colección. Me atrevo a decir que Renata es una diseñadora que reivindica el estilo de la mujer de clima caliente!



Después de una nota tan alta como la que dejó Renata, era difícil creer que el éxtasis colectivo alcanzaría un nivel superior, pero así fue. Silvia Tcherassi volvió a Colombiamoda, después de ocho años de ausencia, con una colección contundente, de factura internacional y una puesta en escena que resaltó el impecable trabajo de la diseñadora que de minimalista solo tuvo la ambientación; vimos una colección recargada, generosa en texturas, detalles, materiales, color y siluetas, y aún así redonda en su concepto; cada look fue una obra de arte, los flecos y líneas hacían alusión sutil a la inspiración que encontró la diseñadora en la obra de la artista Anne Truitt. Sorpresas en la coreografía, en las espaldas, en los pies, en la impactante evolución del color y en los lugares elegidos para un segundo color. Ovación de pie realmente merecida, el perfecto cierre de feria, un agradecimiento de Silvia a Medellín.





Termino estos posts recordándoles que la moda es un tema tan subjetivo como la belleza y tan polémico como la política y la religión, que nadie tiene la verdad sobre una colección más que el diseñador que la concibe, y que esta es una opinión muy personal, como todo en este blog ;) 

Fotos de Cámara Lúcida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!