jueves, 5 de septiembre de 2013

De la ruana y otros demonios...

Las dos últimas semanas de agosto fueron críticas para Colombia en términos de orden público y movilización social. Seguramente todos saben de qué les hablo y para los de afuera, paro agrario es la definición técnica que no alcanza ni a empezar a describir la situación. No es este el espacio para debatirlo ni yo la persona para hablar sobre el tema (insisto, la desinformación es la madre de todos los pleitos y en el caso de este paro ha sido protagonista), pero sí les diré que tocó fibras profundas en gran parte de la población de mi aporreado país. Bajo el lema "me pongo la ruana", muchos salieron a marchar (yo no, soy muy cobarde y desconfío con cada célula de los escuadrones de "protección" y la policía" en estas manifestaciones) como muestra de inconformidad con los sucedido y de solidaridad con los campesinos, los grandes afectados. El hecho por sí mismo (usar la ruana como método de protesta) levantó comentarios y discordias, algo que yo no me alcanzo a explicar ante semejante manifestación de unión... Creo que estamos perdiendo la big picture aquí. La gente se movió por una causa ajena (que por supuesto, a más corto que mediano plazo, nos afecta a todos), lo de la ruana fue un simbolismo como lo de la remangada del pantalón (lo importante aquí es la movilización ciudadana); no entiendo cómo, con tantos motivos para estar inconformes y ofendidos, se pegan de ese... Yo lo aplaudo y por eso, el look de la semana es este. Más allá de la ruana como prenda de vestir, la ruana como símbolo de lo que aún está pasándonos.


Foto por Ita.

1 comentario:

Gracias por tu comentario!