Ir al contenido principal

So happy together...

No acostumbro hacer muchos posts de novias o bodas, creo que no he llegado a los 10 bajo esa etiqueta en la historia de este blog, pero una ocasión muy muy muy especial lo amerita esta vez, así que les hablaré en estas breves líneas de tendencias de novias, bodas y Madrid. Comenzaré por decirles que, de momento, existen dos temas dominantes en materia de bodas fuera de lo tradicional (seguramente ya los conocen): la boda vintage romántica (tradicionalmente campestre) y la boda contemporánea en la jungla de cemento; la primera, lleva ya varios años permeando amores, uniones y tendencias de decoración; la segunda, que no es mucho más reciente, sí ha crecido en adeptos y se ha fortalecido durante los temporadas pasadas. Hasta hace un par de semanas les habría dicho que ambos temas eran mutuamente excluyentes, pero mis amigos Marta y Zaady me demostraron que ambas tendencias pueden convivir libremente y arrojar un resultado mágico. Pero, más allá de la mezcla de tendencias, lo importante aquí es la necesidad de que cada pareja cree su propio mood, sin ceñirse a lineamientos preestablecidos, un mood en el que ambos se sientan cómodos y les identifique, uno que hable de su estilo y de su historia. Y eso fue lo que hicieron ellos, tomaron de la estética vintage un vestuario de aires retro y recorrieron con él una Madrid vestida de otoño, que sirvió de escenario y puso el toque urbano y contemporáneo a la celebración de una pareja de ensueño. Ella, Louis y el jazz de los años 30 marcaron los primeros pasos de este recorrido visual por la historia de amor de Marta y Z 



La novia usó un vestido vintage en encaje (tejido atemporal para novias) marfil, estilo bohemio, de escote amplio y hombros semi-descubiertos, romántico y femenino a más no poder, firmado por Etxart&Panno, alternó sandalias con Converse y lució una diadema ("algo prestado") con brillos en la cabeza y pelo recogido de lado. Yo fui su "algo azul". Y el novio, de Mássimo Dutti de pies a cabeza en tonos otoñales y código retro, impecable y nada acartonado. Novios, trajes, bouquet, escenario, estación, energías, todo en perfecta armonía cromática para una boda de película, que registró el lente de Johnny Castellar. Les dejo más imágenes y más de la banda sonora de esta boda, también esencial en la historia y minuciosamente escogida por los novios, para recrearles el ambiente completo (clic en el link para escucharla) 













❤ ❤                   ❤       ❤    

Comentarios

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera