Ir al contenido principal

De la moda y otros demonios es #PACIFISTA

Hoy, hago un paréntesis de nuestros habituales temas de moda para compartirles una iniciativa que vale la pena difundir, que necesitamos difundir! Es una iniciativa de VICE con forma de editorial que encierra un enorme y colectivo deseo de paz, una palabra que llevamos décadas escuchando y anhelando sin haber probado a plenitud como país -al menos no mi generación-. Es un tema que me toca profundamente (y al que no, que se haga revisar las terminaciones nerviosas), del que todos debemos estar hablando y procurando, una creencia personal, por eso, le daré un espacio en mi blog, esperando que alcance y toque a muchos más, y que quienes me leen por cuestiones de moda y tendencias, también sean #PACIFISTAS. La paz no es un tema que debamos limitar a ciertas esferas, que la paz se tome todos los espacios -hasta este, de moda- y se hable en cada esquina es menester. Por lo pronto, les comparto el manifiesto, pero seguiremos hablando de paz en un par de posts más adelante.

Foto de Federico Ríos.
"Somos los hijos de la guerra. Somos, al igual que la de nuestros padres, una generación que no ha vivido un solo día sin conflicto en Colombia. Por eso, esto nace del hartazgo. Sobre todo, de una responsabilidad. De la profunda convicción de un grupo de jóvenes que cree en la necesidad de ponerle fin al conflicto y de trabajar en la construcción de la paz. Una posición fundada en valores y principios, no en banderas. En la certeza de que está en nuestras manos cambiar la ruta de una historia que nos ha condenado al horror y a la barbarie.

Desde que nos juntamos para sacar adelante esta vertiginosa aventura editorial llamada VICE Colombia, hace ya más de un año, pensamos en cómo ponernos al servicio de un momento en el que este país, una vez más, habla de eso. De "paz". Una palabra entre comillas. Un concepto devaluado que a lo largo de nuestra historia se ha convertido en el bien manoseado del partido de turno. En la postal triste de una silla vacía. En operaciones militares. En una palomita blanca y esquiva. En campaña publicitaria. Por lo mismo, pronto entendimos que antes de pisar ese terreno espinoso, debíamos formularnos una pregunta:  ¿De qué hablamos cuando hablamos de paz en Colombia?

Y ante el vértigo, entendimos que la raíz de cualquier eventual proyecto dirigido a abordar esta pregunta no debía ser otra que nuestra propia ignorancia. Nuestro deseo de entender de qué se ha tratado toda esta pesadilla y de qué se debe tratar eso del mañana, en perspectiva.

Tuvimos entonces una idea y decidimos sacarla adelante. Nuestro objetivo: promover el diálogo por encima de las balas.  Activar la conversación. Resignificar esta bandera. Participar.

Con inmenso orgullo, pues, hoy presentamos ¡Pacifista! Una plataforma para la generación de paz. Generación, porque es en manos de nosotros, los jóvenes, en las que queda la construcción de este país. Y generación, también, porque en el contexto en el que se inserta este ejercicio, entendemos que la paz no es una firma, sino un capital que se genera, día a día, tanto a nivel simbólico como práctico.

Durante el transcurso de estos meses publicaremos una serie de contenidos que buscan activar una conversación a fondo sobre el conflicto y la paz en Colombia. Esto significa, básicamente, hablar de lo que nos toca. Mirarnos al espejo. Contribuir a la construcción de memoria histórica. Hacernos las preguntas necesarias sobre aquello que necesitamos para acabar con más de 50 años de conflicto. Comprender los pasos que se han dado. Identificar aquello que queda pendiente. Rescatar las palabras y el lenguaje que nos ha robado la guerra. Celebrar la no violencia. Promover, en últimas, la práctica de una cultura de paz.

Por supuesto, nos interesa La Habana. Creemos que de los muchos diálogos e intentos de diálogo que hemos vivido durante nuestra vida, nunca hemos estado tan cerca de que el Estado logre terminar el conflicto armado con la guerrilla. Y no solo eso. Vemos en lo que se ha avanzado durante estos dos años una oportunidad para hacer cambios profundos que Colombia necesita hace tiempo: transformar su política agraria, actualizar su enfoque frente a los cultivos ilícitos y la droga, reparar a las víctimas y contar con un país en el que nunca se mezclen política y armas. 

Y sin embargo, más que aquel Proceso con mayúscula, nos interesa ir a las selvas y a los barrios, a las periferias y a las retaguardias, a las regiones donde se vive la guerra de Colombia, para entender cómo se está superando. Vamos entonces tras esos proyectos y liderazgos. Tras esas resistencias ciudadanas y activismos comunitarios. Buscamos vidas que, a través de la cultura, la comunicación, la política, el emprendimiento, el deporte, la academia y lo puramente cotidiano, protagonizan múltiples procesos de paz que le dan forma a una nueva nación. Relatos de gente anónima y luchadora que siembra el futuro de este pueblo. Que nos inspira. Que nos empuja hacia el mañana. Esas son las historias que nacimos para contar. ¡Pacifista! es entonces un manifiesto generacional contra la guerra. Una herramienta para la paz.

¡Adelante!"

Este artículo hace parte de ¡Pacifista!, una plataforma para la generación de paz, un proyecto de VICE enfocado en contenidos sobre la búsqueda del fin del conflicto armado y la construcción de paz en Colombia. Sobre ¡Pacifista!. Vea todos las entradas de ¡Pacifista! aquí. Participe en la conversación en sus redes con la etiqueta #PACIFISTA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consultorio de estilo: ¿cómo combinar un pantalón mostaza?

Hoy comienzo una nueva sección en el blog: las lectoras preguntan y, por supuesto, yo intento responder ;). Tenía ganas de hacerlo hace rato pero el tiempo estaba escaso... Este mes creo que ya los eventos y los viajes por fin paran un poco, y las empresas con las que trabajo bajan el ritmo también, así que tengo nuevamente algo de tiempo!!! Pues bien, volviendo a nuestra nueva sección (porque es de ustedes y mía), ya varias lectoras y lectores (me siento como Maduro diciendo eso) me han escrito pidiendo algunos consejos puntuales de moda y styling. Algunos son demasiado específicos y no creo que funcionen para un post genérico, pero hay varios, como el de hoy, que creo les pueden servir a muchas (y muchos #Madurostyle).

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D