Ir al contenido principal

De moda, música, festivales y otros demonios.

La moda y la música son dos caras inseparables de la misma moneda, son las voces de juventudes que manifiestan su actitud hacia la vida, y ambas se influencian mutuamente, coexisten y se complementan en un ciclo que –por fortuna- parece nunca acabar. La música siempre ha provisto de inspiración a la moda, no por nada la moda refleja la cultura y la música es una de las mayores expresiones culturales de un lugar o grupo de personas. La moda, por su parte, ha sido una gran abanderada de los movimientos musicales más importantes, a lo largo de la historia. Cómo hablar de Vivienne Westwood sin pensar en el Punk – o viceversa-; cómo concebir a las fans de los Beatles sin sus icónicas minifaldas sesenteras, posibles gracias a Mary Quant; cómo imaginar la estética Grunge sin la camisa a cuadros, el hip-hop y el rap sin los oversized y el bling bling o el Rock and Roll sin la chaqueta de cuero? ¡Es una relación de doble vía!


Y cada estilo musical tiene sus estéticas y prendas insignia -algunas casi míticas- y en los grandes encuentros, momentos y festivales de música, la moda y esas prendas míticas son invitadas de honor y la pluralidad de estilos enriquece el discurso cultural; desde Woodstock que, enmarcado en un movimiento hippie de paz y amor, marcó algunas de las pautas que hasta hoy se repiten en los mayores festivales (los flecos setenteros, los sombreros, las flores en la cabeza, los ponchos, las bandanas, las trenzas, el folk) hasta festivales contemporáneos más cercanos como el Estéreo Picnic, que, con otras condiciones de clima, ha ido haciendo ajustes a la moda festivalera, inclinándola un poco más hacia el lado deportivo, respondiendo también al boom de la moda activa que vivimos desde hace un par de temporadas, y a esa nostalgia noventera que también viene cargada de referentes musicales; el calzado y outwear deportivos Y CÓMODOS son evidentemente importantes en un festival como el Estéreo Picnic, pero el denim, con acabados desvanecidos y desgastados, es el rey, y, por supuesto, las clásicas piezas festivaleras a modo de accesorios y complementos dan el toque final. 

Los colores, sólidos y en bloques contrastantes complementan la oferta de estampados tribales y florales que nunca faltan en un festival de música; y, considerando que el Estéreo Picnic es un festival que abre la temporada primaveral, en una ciudad fría pero que reúne a gente de diversos lugares, los tonos pasteles, azules, verdes y la combinación de rosa y oro, tienen un lugar preferencial. Sin embargo, creo que los festivales son caldo de cultivo para miles de víctimas de la moda, que quieren, a como dé lugar, lucir un estilo ajeno que poco se adapta a las condiciones del clima local y la realidad de un festival que implica muchas horas a la intemperie.

Pues bien, para la más reciente edición del Estéreo Picnic, me alié con GEF para registrar el estilo real de los asistentes al festival, así que pronto verán, en el nuevo espacio musical del blog GEF, mi resumen y algunos de nuestros outfits favoritos, por auténticos, por interesantes, y algunos, por salidos de lo común. Por lo pronto, les comparto mis elecciones para cada una de las tres jornadas musicales, todos ellos pensados desde la comodidad y lo deportivo, siempre de tenis (Nike Airmax), siempre de mochila para poder llevar, chaqueta y bufanda y demás esenciales para soportar la fría noche capitalina. Ya los había adelantado por aquí, aunque, como siempre, hice cambios de último minuto :p



Comentarios

  1. Nada mejor que la comodidad para los festivales!

    xo
    http://chicadventureit.com/

    ResponderEliminar
  2. AME LA ULTIMA Y TE VI ALLA! ME GUSTA TU ESTILO AUTENTICO. NO ENTIENDO POR QUE HABIA GENTE DE VESTIDITO.... MUCHO AFAN DE SALIR EN REVISTAS.

    ResponderEliminar
  3. El segundo me ha encantado, es muuuuuy cómodo.

    ResponderEliminar
  4. El segundo me ha encantado, es muuuuuy cómodo.

    ResponderEliminar
  5. Ita de dónde son los jeans del tercero?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera