Ir al contenido principal

Postales de Barichara.

A unas siete horas de Bogotá, adentrándose por carretera en el departamento de Santander, se encuentra uno de esos pueblitos colombianos que parecieran haber quedado suspendidos en el tiempo, bajo un hechizo macondiano; uno de esos que se pueden encontrar también en Antioquia y en la misma Cundinamarca, pero sin la cantidad de gente que siempre se encuentra en Villa de Leyva y le quita todo su encanto, y con el clima perfecto. Ahí, con sus estructuras de siglo XVIII, con su condición de patrimonio cultural del país, se levanta este pequeño paraíso sorpresa, enraizado en leyendas de apariciones y bajo un halo amarillo de polvo de piedra.

El pueblo, fundado en torno a una iglesia, levantada en torno a una aparición religiosa en piedra -como muchos en Colombia, se llama Barichara, que significa "Lugar para el descanso" en dialecto guane -derivado del chibcha-. Hasta ahí llegamos a comienzos de este mes, a pasar una Semana Santa de relax absoluto, lejos de la ciudad, de los trancones, de la gente... y creo que no pudimos encontrar un mejor destino para hacerlo.

En este post, les quiero compartir un outfit usado en este paraje encantado, un ensamble que fue transformándose a medida que el pueblo artesano se dejaba descubrir. En el camino, sombrero de iraca y alpargatas de San Gil, se unieron al conjunto, que terminó por emular, sin pretender hacerlo, a una especie de campesina santandereana contemporánea, con piezas de otros recorridos, pero con la misma línea artesanal, que tan de moda se ha puesto en los últimos días, gracias a Expoartesano en Medellín y, como todo en esta industria, se deriva de una macrotendencia mucho más profunda que nos impulsa a buscar en las raíces, a aferrarnos a ellas y a rescatarlas del olvido, porque finalmente, explican todo lo que somos... pero de ese movimiento social, hablaremos en otro post ;)


Abanico vintage (herencia de mi abuela) // Alpargatas de San Gil, Santander // Anillo de Faride Ramos // Aretes de LYNX // Blusa de Moda Zeta // Brazalete de L.A. CANO // Cartera de Da Silva, fabricada en telar manual mexicano // Gafas RayBan // Sombrero de iraca hecho en Barichara.








Comentarios

  1. El outfit está divino, "campesina contemporánea" es la forma perfecta de describirlo. Las alpargatas lo complementaron de la mejor manera!
    xx Daniela / Fashion Shower Blog

    ResponderEliminar
  2. AMO TU FORMA DE DESCRIBIR ESE RINCONCITO DE MI SNATANDER AMADO

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amé ese rinconcito de tu Santander amado ;)

    ResponderEliminar
  4. Moda+Mi Pueblo Hermoso... Es una extraña y magica combinacion. Gracias :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera