Ir al contenido principal

Alma portuguesa pisando fuerte en Colombia.

El pasado jueves, el teatro Faenza se puso en los zapatos portugueses! Los pies de todos los asistentes se movieron a ritmo de guitarra portugesa y Fado, que no es ni alegre ni triste -como lo escribió Fernando Pessoa- pero sí nostálgico, profundo y melancólico, en medio de toda una experiencia sensorial de música, gastronomía y, por supuesto, moda.


"El fado es la fatiga del alma fuerte, el mirar de desprecio de Portugal al Dios en que creyó y que también le abandonó".


La velada, organizada por la embajada de Portugal y Apiccaps (asociación portuguesa de fabricantes de calzado), se fue desarrollando entre canciones de Cuca Roseta, el sonido deshuesado del portugués de la presentadora del evento y degustación de vino y comida portuguesa, hasta desembocar en un desfile, bien producido, de marcas y diseñadores portugueses, como Pedro Pedro, Valentim Quaresma, Alexandra Moura, Patricia Costa, Nair Xavier, Luis Carvalho, Luis Buchinho, Luis Onofre, Nuno Gama, Calzado Goldmud y Fly London, entre otros, con la nómina A de modelos colombianas.


Pero esta no es la primera vez que el calzado portugués toca las puertas del mercado colombiano; la industria portuguesa lleva ya 40 años calzándonos y es también uno de los países europeos con mayor crecimiento en dicho segmento, durante los últimos años, y uno de los países que lideran las tendencias en esa materia. Nosotros también hemos crecido en este rubro, pero más importando que exportando -economía libre, do not panic-.

Les dejo algunas imágenes de esta alma portuguesa, un pedacito de su historia, tradición y calidad, compacta en una breve muestra de calzado que, para sorpresa mía y de muchos, no se "complementó" con batas negras que no le robaran ni un ápice de protagonismo, sino con outfits con propuestas también muy interesantes y altísimo contenido de moda.

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

Consultorio de estilo: ¿cómo combinar un pantalón mostaza?

Hoy comienzo una nueva sección en el blog: las lectoras preguntan y, por supuesto, yo intento responder ;). Tenía ganas de hacerlo hace rato pero el tiempo estaba escaso... Este mes creo que ya los eventos y los viajes por fin paran un poco, y las empresas con las que trabajo bajan el ritmo también, así que tengo nuevamente algo de tiempo!!! Pues bien, volviendo a nuestra nueva sección (porque es de ustedes y mía), ya varias lectoras y lectores (me siento como Maduro diciendo eso) me han escrito pidiendo algunos consejos puntuales de moda y styling. Algunos son demasiado específicos y no creo que funcionen para un post genérico, pero hay varios, como el de hoy, que creo les pueden servir a muchas (y muchos #Madurostyle).

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá