Ir al contenido principal

A correr como el pie manda!

El ser humano siempre ha corrido. Hace 4 millones de años lo hacíamos por instinto, para cazar, para no ser cazados, para sobrevivir; luego, corrimos para competir (Antigua Grecia) y ahora, corremos por diversión y por salud. Al parecer, vivimos la cuarta oleada del running (la primera se registró tras la Gran Depresión de 1.929; la segunda, a principios de los 70, en la posguerra; y la tercera, después del 2.001, tras los atentados a las torres gemelas). Será que corremos para olvidar/superar los malos tiempos? Cuál sería entonces esa crisis que nos puso a correr desde hace un par de años a los millenials? Porque, evidentemente tenemos mucho que ver en este nuevo boom del running, a fin de cuentas somos la generación llamada a beber menos y ejercitarnos más... (aunque varios de mis amigos como que no recibieron el memo). Yo corro porque me invitaron alguna vez, descubrí que podía hacerlo y me quedó gustando; corro para ejercitarme, para desestresarme, para despejar la mente y, por supuesto, por esa sensación de libertad inexplicable que te desconecta de todo.


Colombia no ha sido ajena a la tendencia, somos uno de los países americanos que más corre en las calle y cada vez son más las carreras de 3K, 5K, 10K, 15K, medias maratones y maratones completas que se realizan en nuestras ciudades, y cada año, más los participantes. Y es que no es para menos, correr -como lo hemos dicha ya- se volvió a poner de moda, es un deporte económico, incluyente, y con muchísimos beneficios para quien lo practique. Cualquiera puede correr, en las pocas carreras en las que he participado me he cruzado con mamás y papás que llevan niños en coche, gente corriendo con perros, héroes corriendo con una sola pierna, en fin, cada quien a su ritmo, cada quien con su causa.

Pero justamente por lo sencillo que parece, por lo masivo de la tendencia y por tanto gurú falso que se cultiva en las redes sociales, ignoramos u olvidamos cosas tan básicas como calentar, estirar, prepararnos para correr, y terminamos lesionados, o desgastándonos más de la cuenta. Por ejemplo, saben ustedes qué tipo de corredor son? Yo no lo supe sino hasta finales del año pasado y llevo corriendo ya más de 2 años, por eso quise hacer este post e invitarlos a comenzar por lo más básico, como debe ser.

Antes de lanzarse al pavimento -suponiendo que ya se realizaron la valoración médica de rigor y no tienen ningún impedimento de salud- es importante realizarse un test de pisada, que ofrecen gratuitamente algunas tiendas de implementos deportivos; yo lo hice en Running Balboa. La prueba consiste en correr descalzo sobre máquina, con stickers estratégicamente ubicados en pantorrilla, tobillo y talón, que determinan líneas y ángulos que se analizan posteriormente en un computador, para saber a qué categoría pertenecemos. Existen 3 tipos de corredores: supinador, el más inusual, se caracteriza por correr con las piernas separadas y por apoyar la zona exterior del pie en cada pisada, recibiendo un mayor impacto en el suelo; pronador, el más común y opuesto al supinador, suele correr con las piernas juntas, pisando con la parte interna de los pies; neutro, tiene una pisada plana, manteniendo sus piernas. Yo resulté neutra con leve pronación en el pie derecho y Lucio, que recientemente se animó a correr conmigo, es pronador completo. Esa información es suficiente para escoger el calzado adecuado pues resulta que existen diseños especiales para cada tipo de corredor, que ayudan a mejorar técnica y evitar problemas. Les dejo imágenes de la prueba que nos realizamos recientemente, antes de elegir los zapatos de Lu -yo aproveché para repetirla- y les extiendo la invitación de Running Balboa para hacer el test, saber qué tipo de pisada tienen y, con este dato, a elegir el zapato correcto y correr mejor!














Comentarios

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera