miércoles, 26 de agosto de 2015

De serendipias y amuletos...

Serendipia (adaptación del inglés serendipity). f. descubrimiento o hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.


Fue casualidad, coincidencia o accidente afortunado que yo entrara a este mundo de hilos, tejidos y diseños; que tuviera que recorrer y empaparme de América Latina -esa misma que leí e imaginé en el bachillerato con Vargas Llosa, Cortázar, Sábato, Fuentes, Borges y Paz- sus raíces y su moda; que eventualmente sintiera una urgencia por registrar mis impresiones en esta bitácora personal y cada vez me interesara más por las tendencias; que esta bitácora personal me llevara, unos años más tarde, a trabajar al corazón de las tendencias y que ese trabajo me devolviera a mi recorrido latinoamericano, por donde esa suerte de serendipia ha sido compañera constante y ha puesto en mi camino historias, personajes, hallazgos valiosos, como los tres que se encontraron en este outfit de diseño méxico-colombiano con fibras peruanas -que después de acompañó a Santiago de Chile- para recordarme que no soy una compradora compulsiva de ropa, sino más bien una coleccionista de historias que se pueden guardar en un armario.


El saco de la marca Papel de Punto, no es un saco nada más; es un amuleto y tuve la fortuna de usarlo antes del lanzamiento oficial de la colección (que es hoy). No es femenino ni masculino, así que pueden esperar ver a mi chico en él; pero, además, hace parte de una colección inspirada en México, país de donde traje la falda de Malafacha, tampoco es solo una falda; es un recuerdo de esos lugares por los que he pasado y se van quedando en mí -y en mi armario-. Y los zapatos, tampoco son únicamente eso; son el resultado de la co-creación, del trabajo de manos colombianas y creativos locales y llevan en su construcción, los versos de la escritoria antioqueña Juanita Olivera Vélez, a quien descubrió su amor por la literatura gracias a un libro de Octavio Paz, uno de los autores latinoamericanos que leí en el colegio, antes de que me atrapara este torbellino de moda latina. No pensé nada de esto cuando armé el outfit, solo saqué historias de mi armario de coleccionista y ellas, simplemente confabularon, como amuletos. Soundtrack para este post.

S    E    R    E    N    D    I    P    I    A


Fotos por Jorge Escobar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!