Ir al contenido principal

El jardín secreto de Andres Pajón.

Medellín, ciudad natal de Andrés Pajón y Felipe Cartagena, fue la inspiración detrás de la primera pasarela  de la firma Andrés Pajón en Colombiamoda -tras haber sido parte de la selección NonStop del año pasado-; sus atardeceres, las orquídeas, las siluetas de los años 40 y la ciudad del siglo XX (pasado moderno) se reflejaron en cada pieza presentada por la firma, a ritmo de cuento de hadas y realidades alteradas en una especie de jardín secreto de ninfas modernas y criaturas emplumadas.


La firma fue la elegida para representar a los 57 emprendedores del proyecto Épica, un reto de innovación apoyado por la alcaldía de Medellín e Inexmoda para potenciar la industria del país con los nuevos líderes de la creación colombiana. Pero este no fue el único caso de colaboración en la pasarela; calzado San Ángel, joyas La Libertad y Natalia Melguizo marroquinería hicieron parte de esa narrativa de Pajón en pasarela, calzando y adornando a esos seres encantados que parecían volar en un juego de telas, cortes y detalles, muy a la Andrés Pajón, con carrieles paisas -ícono de la indumentaria antioqueña transportado al segmento del lujo- y joyas grandilocuentes. Los colores de la eterna primavera recrearon en la caja de madera los afamados atardeceres de la “Bella Villa” en amarillos, rosas, naranjas y siluetas muy fluidas y que sumaban frescura en color y material para soportar el clima. La presencia de drapeados aportó esa feminidad de los años 40, década decisiva en siluetas, colores y nuevas libertades para la mujer, con la pomposidad y devoción femenina que ya es inherente a Andrés Pajón.

La carta de color fue una de las más acertadas de todo el conjunto de colecciones presentadas en Colombiamoda, considerando que son (o deberían ser) propuestas para una primavera verano 2016. La firma enmarcó toda su historia en el encuentro de lo pasado y lo moderno y adaptó los tonos cosméticos suaves, el rosa plateado, el mantequilla y las tonalidades medias en la escala de los pasteles neutros a su delicada paleta.

Esta colección reafirma a Andrés Pajón como marca de ensueño (no que ellos necesiten reafirmación alguna, después de todo hace un año cuentan con la boutique más bella y realmente lujosa de entre todos los diseñadores colombianos, son de los que más viajes de investigación hacen y tienen una facturación que lo soporta) y a la dupla tras la firma -Pajón y Cartagena- como maestros en la atención al detalle y en el arte de la humildad, a pesar de su evidente talento y éxito. Los aplaudo y admiro mucho más por ello y espero que esa investigación y exploración nunca termine y nos sigan sorprendiendo y enamorando de su estilo.





Comentarios

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera