domingo, 27 de septiembre de 2015

Afanador sin afán (parte 1).

Tras varios días de especular y unos más pde análisis en frío, podemos por fin hablar con certeza y claridad del primer gran evento de moda, después de mucho tiempo, en Bogotá. No diría que BCapital reconectó a Bogotá con la moda pues quienes vivimos acá sabemos que la moda se vive a diario y la velocidad es otra, la moda en Bogotá no para, pero sí diría que revivió la fé en los eventos de moda que se realizan en esta ciudad. Lo primero que quiero compartir con ustedes es mi impresión de lo que pasó con el performance de Ruvén Afanador, co-orquestado por Inexmoda y Olga Piedrahita, esperado por muchos y encargado de inaugurar formalmente el evento el jueves al finalizar la tarde (parte 1) y, en un siguiente post, extractos de la charla que realizó el viernes sobre el medio día (parte 2).


La oportunidad de ver a un grande de la fotografía de moda en acción y escuchar de su propia voz vivencias y experiencias, era ya maravillosa; pero que ese grande fuera Ruvén Afanador, el colombiano más exitoso a nivel internacional en ese difícil y competido campo, era mucho más intrigante y elevaba la expectativa al máximo... La invitación hablaba de 50 personalidades íconos de la moda colombiana que serían retratadas por el invitado, pero todos sabíamos que la moda colombiana no tiene tantos íconos (la palabra misma se ha devaluado bastante) y que sería tarea imposible de realizar (faltó hacer cálculos?), sin embargo, si se realizaron acaso 10, esos 10 (Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, Esteman, Brigitte Baptiste, Gloria Saldarriaga, Pepa Pombo, Vanessa Gómez y Julieta Suárez incluídos) fueron más que suficientes para dejarnos una sobredosis de inspiración; ese par de horas fueron, seguramente, la mejor clase magistral implícita de fotografía que el mismo Ruvén haya dado jamás y que muchos de los asistentes hayan podido recibir.

Al momento de ingresar al recinto, nos advirtieron no usar flashes y hasta bajar el brillo de los celulares, había una malla encerrando al artista en su set y separándolo del resto de espectadores, algo un poco circense pero comprensible al ver la cantidad de personas que atendieron la invitación; en las paredes, la proyección de cortos y films de Afanador, rompía poco a poco el hielo entre todos los que ahí estuvimos y fuimos cómplices de la sesión, que se fue encaminando hacia un diálogo silencioso pero contundente, un momento que registramos con otros lentes, con otros filtros, los de quienes jamás pensamos estar en el set de un fotógrafo de tal magnitud, los del asombro, la admiración y el orgullo porque ese disparando la cámara, era un bumangués. Fue cool, fue smart y fue fashion, un buen renacer de los grandes eventos de moda en Bogotá. Les dejo algunas imágenes de este emocionante episodio de la nueva historia de la moda colombiana.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!