Ir al contenido principal

Bitch stole my look...

¡A todas nos ha pasado! Salimos muy tiesas y muy majas para un evento y, al llegar, nos encontramos con alguien usando el mismo vestido o uno muy similar. Bitch-stole-my-look-moment. Y en esto, hay varios niveles de riesgo; por ejemplo, si vas vestida de Zara o Mango sabes que el riesgo es altísimo y deberías llevar vestido de back-up en el baúl de el carro, en cambio, si vas vestida de diseñador, el riesgo se reduce bastante. Por supuesto, el estilo personal es el mejor aliado para apropiarse de cualquier prenda y hacerla ver diferente a como se vería en otra persona. 


Pues nada, me pasó en la calle, ¡con un vestido vintage! Misma silueta lady-like y manga larga, casi mismo color -verde esmeralda-. Pero cómo no va a pasar si la moda está en las calles, LITERALMENTE, HASTA EN LAS PAREDES! Por fortuna no íbamos al mismo evento y esto no pasó a mayores, nos tomamos la foto de rigor porque de eso hay que reírse y luego ella siguió su camino de brazo de su chico y yo del mío. Comparto por acá esas fotos, para el recuerdo...


Comentarios

  1. De mis posts favoritos, me encanta el toque satirico o burlón que le diste a este look. No es tan fácil encontrar bloggers que complementen bonitos outfits con un buen escrito, gracias por brindarnos tal calidad y más aún desde nuestra colombia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja gracias Stephanie, la verdad fue un post en broma, casi lo borro pero ahí queda, para el recuerdo, porque realmente me reí mucho cuando vimos al figurín en la calle (casi nos estrellamos con el frenazo) ;p

      Eliminar
    2. Jajajaja, de nada. Ni se te ocurra borrarlo, es de los mejores, siempre es bueno tener algo de humor en nuestras vidas, además que las dos van divinas!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

Consultorio de estilo: ¿cómo combinar un pantalón mostaza?

Hoy comienzo una nueva sección en el blog: las lectoras preguntan y, por supuesto, yo intento responder ;). Tenía ganas de hacerlo hace rato pero el tiempo estaba escaso... Este mes creo que ya los eventos y los viajes por fin paran un poco, y las empresas con las que trabajo bajan el ritmo también, así que tengo nuevamente algo de tiempo!!! Pues bien, volviendo a nuestra nueva sección (porque es de ustedes y mía), ya varias lectoras y lectores (me siento como Maduro diciendo eso) me han escrito pidiendo algunos consejos puntuales de moda y styling. Algunos son demasiado específicos y no creo que funcionen para un post genérico, pero hay varios, como el de hoy, que creo les pueden servir a muchas (y muchos #Madurostyle).

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá