domingo, 21 de febrero de 2016

¡El accesorio del momento se vuelve top!

Cuando dicen que la moda es cíclica (y lo es), siempre me la imagino como un tour hop-on hop-off con puntos fijos que vienen siendo las atracciones recurrentes, a las que te puedes unir si te interesan, volver varias veces, o pasar de largo si no llaman tu atención... Pues este post habla sobre una de esas atracciones que nos tiene a muchos reincidiendo en un básico noventero que se suma al regreso de los crop-tops, el grunge y Squirtle (la tortuga de Pokemon que no cabe en un meme más) porque, si bien las gargantillas vieron la luz en la Francia del S.XVIII y volvieron con fuerza en los 40s, el accesorio se quedó ligado al imaginario de los 90s casi como las Spice Girls.


Si revisamos temporada pasada, temporada actual y temporada futura en colecciones presentadas en pasarela, confirmamos que fue una pieza importante para otoño invierno 15/16, primavera verano 16 y la seguimos viendo en lo que se ha visto de otoño invierno 16/17 (NY y Londres). Desde cintas con detalles de joyas preciosas hasta trozos de cordón, seda, terciopelo o cualquier tela que pueda ajustarse al cuello, el choker o gargantilla es el fashion statement de momento, al punto de darle paso al choker-top, una prenda superior pensada desde este accesorio! Se trata, obviamente, de una blusa con pedazo de tela incorporado para ajustar al cuello que ya American Apparel está vendiendo como pan caliente y a la que Emily Ratajkowski hasta le sacó su propia versión vestido.


Y como el choker-top y el choker-dress ya traen prácticamente la pinta armada, les dejo algunas ideas para complementar el choker solito, en su forma básica de accesorio: (1) Con otros collares a modo de capas. (2) Se luce mucho mejor cuando el cuello está despejado, en camisetas, crop-tops o blusas noventeras ajustadas del tipo off the shoulder. (3) Para un look más rocker, la chaqueta de cuero, biker o bomber y un par de gafas aviador o de lente redondo (à-la-Lennon) will do the trick. (4) Y para la noche, las más delgadas, metálicas y desempolven las verdaderas gargantillas enjoyadas. 


¿Se animan a usar la tendencia que seguramente se llevará el premio al DIY del año -literalmente pueden sacarle un cordón a un zapato y ya están- o mejor esta parada la dejan pasar y esperan la próxima atracción? Le sigo la pista y estaré reportando más ;)

1 comentario:

  1. Amo las gargantillas, desde mediados de los 90 las uso hasta ahora :) un accesorio que nunca me hace falta :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!