lunes, 21 de marzo de 2016

The 90s never left (or I never left them)!

Que la moda es cíclica, eso ya lo sabemos, que hay tendencias que se repiten cada tantos años (como la onda soft-pop de fantasía y unicornios que resurge ahora después de la oleada del 2.012), y otras, más profundas, cada 11 o 20 años, también lo sabemos, aunque el mundo digital se ha encargado de acortar cada vez más esos ciclos; que no nos quedan siluetas por inventar, también está claro, así que no es de asombrarnos que estemos, constantemente recabando en el pasado para encontrar inspiración y refugio. Siempre me ha resultado poéticamente irónico (feliz día de la poesía) cómo le dedicamos tanta energía a dejar el pasado atrás mientras la humanidad tiende siempre - a un nivel macro- a volver a él... pero esa es otra historia...

Top JULIA de Ana Arango // Pantalón de Jacinta Clothing // Sandalias Napa de Hush Puppies // Abrigo de Forever21 // Clutch Valentino.
Ph. Carlos Basto - The Spoon Photography.

Mi punto en este post es que todos tenemos una década con la que nos sentimos más identificados; por obvias razones, la mía es la de los 90s. Nací en el 83, así que mi adolescencia fue puros noventas, y por eso esta nueva ola me tiene reviviendo mi armario juvenil. Si bien son los chokers los que marcan esta vez el resurgir de los referentes noventeros, el menú es enorme! Siluetas oversized, prenda sobre prenda, botas urbanas, actitud despreocupada, beanies, overalls, el grunge, el plaid, el hip-hop,  en fin, solo piensen en las series y tendrán suficientes pasarelas imaginarias para un par de temporadas: Buffy la cazavampiros, Friends, The Nanny, Sabrina la bruja adolescente, Seinfeld, El príncipe del rap, Baywatch por citar algunas. Suena a sancocho pero los noventas fueron la cúspide del multiculturalismo y del eclecticismo en la moda.

Y de esa mezcla se trata este outfit, de la esencia dramática y romanticona del choker, de la fantasía oscura que encierra su evolución, el choker-top (hace un mes lo escribía en el blog y ya, gracias a Ana Arango lo tenemos al alcance de un DM), de lo urbano de un pantalón deshilachado y unas plataformas, en fin, de todo lo interesante que puede pasar combinando referencias enmarcadas en esa misma y maravillosa década que nos tocó, pre-internet y post-internet a la vez, análoga y digital, caótica e increíblemente equilibrada, ustedes me entienden, cierto? Queridos coetáneos, estamos tan llenos de referentes y de inspiración innata para este tema que no es posible no gozárselo desde lo más profundo del adolescente que llevamos dentro. Dejémoslo que cante a grito herido una de Alanis lo que dure la tendencia.








Por supuesto, hay banda sonora con Alanis (clic), Sixpence none the richer -una de mis favoritas de la década- (clic) y 4 Non Blondes (clic) porque si no escucharon esto en los noventas, devuélvanse por favor que lo hicieron todo mal...

2 comentarios:

Gracias por tu comentario!