viernes, 4 de marzo de 2016

Insta-shots de febrero 2016.

Tengo mucho por contar de mi febrero y, como se ha vuelto costumbre por acá, lo haré tarde... (ser puntual, definitivamente no se me da CON NADA). Fue un mes relativamente tranquilo en términos de viajes (solo tuve que ir un par de días a Medellín, que aproveché para verme con mis bonitas amistades de la moda y la comida), de fines de semana de relax absoluto, de muchas fotos con Spoon (que todavía no he terminado de compartir por acá) y de volver a entrenar con NIKE.


Repasando las fotos de febrero noté, sin mayor sorpresa para serles muy franca, que volví al negro, sin proponérmelo, pero definitivamente ya entendí el motivo y no, no tiene nada qué ver con toda la basura-chic que se escribe sobre vestir de negro; vuelvo al negro cuando vivo momentos demasiado ocupados, cuando tengo la agenda tan llena que no tengo tiempo de pensar qué me voy a poner, cuando me paro frente al armario y tengo la mente tan ocupada con otras cosas -este mes con muuuchísimo trabajo-, que siempre termino escogiendo lo más rápido, práctico y simple: total black. Este tema lo abordaré con más cuidado en un próximo post ;).


También fue un mes de volver a usar ropa deportiva y de desempolvar los tenis de correr; por una caída que me dejó molestia en la rodilla paré de correr en julio del año pasado y, desde entonces, no volví a hacer prácticamente nada de ejercicio -soy muy floja y realmente correr era lo único que me gustaba-. Pues bien, igual que hace 3 años, cuando empecé con el bichito del running, fue NIKE el llamado a sacarme de mi letargo deportivo y me invitó a ser parte de algo que este 9 de marzo ya les estaré contando; por ahora solo les puedo decir que volví a correr, poquito y despacio, pero por algo se vuelve a empezar!


En febrero volví a un viejo amor, la chaqueta de cuero, una prenda cargada de fuerza, igualdad y una connotación de rebeldía imposible de ignorar. Esta que compré recientemente en Naf Naf también merece su propio post... Mientras llega, les dejo imágenes usándola en varias locaciones, tal vez la más pintoresca por sus cautivadoras baldosas y arquitectura colonial sea el Museo del Chicó (no dejen de visitarlo y entrar a conocer la colección permanente de decoración del s. XVIII que alberga).


Rematé el mes con una tarde de spa en el JW Marriot que me dejó como nueva y recargada para un marzo que pinta insane (LOS FINES DE SEMANA FUERON PURO Y QUALITY ME-TIME); luego, celebración pre-Óscares con Ciroc en una suite del W Bog hotel donde nos arreglaron como si fuéramos nominadas (yo usé Johanna Rubiano y aretes Chanel vintage); acto seguido, salí para el que fuera mi highlight del mes: fui invitada por Vanessa de la Torre a comentar, junto a 3 invitados de lujo, la alfombra roja y ceremonia de los Premios Óscar; fueron 5 horas de adrenalina pura que me dejaron deslumbrada por la radio y los profesionales que trabajan en este, el más duro de todos los medios -si alguien me lo pregunta-.


Y para terminar este post, mis recomendados rapiditos del mes: (1) una tarde de spa en el hotel JW Marriott, (2) el pulpo de Vitto, (3) una escapada al Museo el Chicó, (4) visita al rosal del Jardín Botánico de Bogotá y (5) los zapatos "Palomos" de Ana Arango. Los espero en Instagram para más Insta-shots, moda, lugares y recomendados!

3 comentarios:

  1. Hola Ita
    Bogota me pone de los nervios pero sin lugar a dudas tienes lugares de los cuales uno se va con ganas de volver, asi que tomo nota de tus recomendados para mi tener en cuenta cuando vaya por alla a turistear jajajaja. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!