domingo, 24 de abril de 2016

¡LOVE IS ON!

Hace varias semanas recibí una invitación de Revlon para ser parte de su primer Lunch & Learn, un evento realizado en Miami para un grupo de blogueras de moda y belleza latinas o, como ellos nos denominaron, "movers and shakers de las redes sociales" (me encantó la definición). Hoy, por fin en casa después de ese y otro viajecito a Lima, les cuento en este post de qué se trató y, esta semana, les comparto mis productos favoritos en un nuevo Beauty Edit ;)


Fuimos 15 bloggers de Latinoamérica; acentos peruanos, ticos, panameños, guatemaltecos y, por supuesto, colombianos por cuenta de Laura Echavarría (Fashionlessons), Tati (IconaStyle) y yo. Además de pasar un par de días increíbles en la ciudad del sol, malcriadas consentidas como no se imaginan, tuvimos el placer de escuchar a personas tan apasionadas por su trabajo en el mundo de maquillaje que fue imposible no enamorarnos del evento, del producto y de la campaña. Y es que, el solo tema resulta ya un mar de seducción y posibilidades para la mayoría de las mujeres; un tema tan atractivo y magnético pero también con tantas aristas que podría abordarse de mil formas. En esta oportunidad, Revlon eligió hacerlo desde otro tema igual de fascinante: el amor.

Pero para llegar a ese tema, es imperativo hablar del poder de la belleza y cómo los cosméticos se han usado desde el A.C. con el fin de alterar o resaltar rasgos faciales para acercarse a los cánones de belleza de la época. Es imposible no traer a colación a Cleopatra y a Egipto, considerada por muchos historiadores como la cuna del maquillaje; los egipcios usaban cosméticos de colores para ojos en tonos vivos que se obtenían mezclando tierra, cenizas y tinta; las mujeres se pintaban los labios con un tinte hecho de ocre rojo y óxido de hierro natural. Todo esto, para asemejarse al estándar de belleza de ese momento: piel bronceada, ojos grandes y delineados en color oscuro, labios coloreados en tonos terracota, cejas muy prolijas y sombras en los párpados. Prácticamente el mismo look de maquillaje que usamos ahora y siempre buscando homogeneizar, dar simetría y aprovechar la luz de la mejor forma posible. ¿Qué ha cambiado entonces? Los cánones de belleza, a lo largo de tiempo y espacio (Imperio Romano, Edad Media, Renacimiento, las Geishas japonesas, las Kardashian, en fin) pero esa necesidad de presentarnos al mundo en la mejor versión estética posible (sea cual sea -del no makeup makeup al contouring extremo- y vista a través de un lente subjetivo), siempre ha estado ligada a la naturaleza femenina. Siempre queremos vernos bien, sentirnos bellas, y ese rasgo de comportamiento se acentúa con creces cuando estamos enamoradas o en proceso de conquista... o no??? Pues bien, de eso se trata LOVE IS ON, la nueva campaña da Revlon, de celebrar ese ritual de embellecimiento y todo lo que puede generar en nosotras; ya hemos hablado muchas veces del poderoso influjo de un labial rojo en nuestro ánimo (labial, chocolates y perfume son la bomba antidepresiva más barata y efectiva del universo). Así que esa fue la invitación de Revlon, a elegir el romance, la conquista, el amor y no digan que no tienen con quién, enamórense de ustedes! El efecto que puede tener un ritual de belleza sobre el amor propio es contundente! 

Y, para ello, Revlon nos presentó todo su portafolio de productos nuevos pensados en inspirar amor (y vender esperanza) en los más de 150 países en los que tiene presencia, y nos puso a sus expertos a disposición para aprender a usarlos como todas unas profesionales, destacando nuestros mejores rasgos y cerrando la jornada con un photoshoot que espero compartirles pronto. No les voy a dejar aquí todo el portafolio pero sí mis favoritos en el próximo Beauty Edit que estaré publicando esta semana... Stay tuned!





Para terminar, mil y mil gracias al equipo de Revlon por esta experiencia deliciosa y enriquecedora! A Marcela por la logística y la paciencia, a Rafaelle por las historias y anécdotas, a Sara por su buena onda, a Alejandra Espinoza (embajadora latina de la marca) por dedicarnos su tiempo y por su simpatía, a Jerusa por enamorarnos, sacarnos lágrimas y recordarnos la historia de Dante y Beatriz con su dejo brasilero, a Jonathan Núñez (maquillador internacional de Revlon) por enseñarnos sus truquitos y asesorarnos una por una y a la maravillosa Maryné, que fue capaz de presentarnos todo el portafolio de productos y mantenernos atentas y concentradas con sus frases divertidas y energía contagiosa. ¡ME ENAMORARON DE REVLON!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!