domingo, 15 de mayo de 2016

El poder del emoticón.

Cuánto tarda una tendencia global en tocar tierras colombianas? Bueno, eso depende, hay tendencias que tocan tierra casi de inmediato gracias a la conectividad que nos permite estar enterados de todo, en tiempo real, también hay casos excepcionales como la interpretación latina del escote Bardot, una adaptación de la tendencia off-the-shoulder que comenzó a vislumbrarse en el NYFW y que luego se volvió una tendencia en sí misma que rebotó en todo el mundo (y sigue rebotando hasta hoy), pero lo usual es que nuestro mercado adapte las tendencias globales con cierto rezago; hoy, por ejemplo, hablemos de esta que lleva un año dando lora por fuera y acá, apenas comienza a surfear la ola de la tendencia.


Se trata de emojis sobre todo; una tendencia de la que se viene hablando desde el 2014 en WGSN y que se confirma en marzo del año pasado. Para el consumidor final, sí, hay un retraso de 1 año, pero para las marcas, es apenas el tiempo justo para prepararse y desarrollar el tema, tendencia o colección y ofrecerlo en el momento justo (seguramente ahora, muchos van a replicar, cuando ya los pioneros, early adapters y trendsetters han pasado por ahí hace varias semanas y meses).


El tema de los emojis ha dado mucho de qué hablar, no solo en moda, también en marketing, publicidad y hasta en educación (a Emoji Dick, una versión de Moby Dick en emoji); los emojis lograron ser el esperanto de la sociedad millenial, un lenguaje que cualquier persona de nuestra generación puede entender, independiente de su idioma o procedencia. Pero en este post, como se podrán imaginar, nos enfocaremos en su aplicación en moda.

Aunque, realmente, esta es la suma de varias pequeñas tendencias, todas enmarcadas en una mucho mayor a la que WGSN llamó Soft Pop y se viene anunciando desde el 2014. En este punto, coincidieron varios comportamientos, liderados por una necesidad de expresión de una manera juguetona y divertida, así que se juntaron en el tiempo personalización y DIY + nostalgia noventera + parches y pines + emojis y voilá, tenemos ahora ropa plagada de emojis.


El uso de los parches y pines está ligado desde hace mucho -no solo en ámbitos oficiales- a la expresión de ideologías y construcción identidad, desde las sufragistas hasta el grunge; pero ahora, la costumbre es adaptada por la cultura popular con sus propios símbolos sociales y un tono lúdico que ha dado lugar a colecciones como la primavera verano 15 de Ashish, a que Edie Campbell lanzara su propia empresa de parches, Itchy Scratchy Patchy, a que Prada usara parches en pasarela e Inditex hiciera lo propio en la mayoría de sus marcas y, ahora, casi un año después, estos parches y prendas hiper-expresivas están comenzando poco a poco a llegar a nuestras vitrinas, armarios y calles...

Lo que consideró más interesante de todo esto será usar los parches y pines a modo de D.I.Y, y no uniformarnos con las prefabricadas que vienen todas iguales y, bueno, atentan contra el sentido real de los parches y los pines... no precisamente porque cada emoji venga con un fuerte y profundo significado, pero juntos, pueden dar una buena muestra de la expresión de nuestros tiempos... no es disparatado pensar que un unos años estos parches podrían exhibirse en museos como los pines de las sufragistas en la galería Saatchi (Londres)... así que, póngamonos manitas creativas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!