martes, 24 de mayo de 2016

Los viajes de Máxima Manjarrés + SNAPTALK con Juan Pablo!

El año pasado, en la primera edición de la Bogotá Fashion Week, Juan Pablo Socarrás presentó el primer capítulo de una historia personal en la que convergen sus raíces, sus amores, sus artesanos, un homenaje a su familia y la tradición; ese primer capítulo se tituló "Vientos de Trópico" y se inspiró en en los hombres de su familia. En esta segunda edición del BFW, Juan Pablo presentó una nueva colección Resort 2017, que se siente como un segundo capítulo de la historia, en formato cinemodagráfico. Ahora, Juan se remonta al legado femenino de su familia y regresa hasta nuestra época a una mujer que perfectamente podría haber protagonizado alguna historia macondiana.

Fotos por Carlos Basto, The Spoon Photography.
Máxima Olimpia Manjarrés  fue una mujer adelantada a su época; comerciante, empresaria, líder de comunidad, madre hacendosa, una mujer que hizo valer sus derechos de mujer a finales de los años 30. A través los viajes de Máxima por el Magdalena y la Costa Atlántica, Juan propone una colección Resort 2017 enmarcada en un pasado moderno alegre y emotivo, por supuesto, con historia de amor; Claudio Giraldo, un hombre del interior que le robó el corazón a Máxima, también estuvo presente en pasarela. Los Claudios comenzaron preppy y sartoriales pero se fueron desestructurando en actitud y vestuario a medida que la historia avanzaba en esa narrativa de moda costumbrista que Juan viene desarrollando. La colección se confeccionó en sedas, crepes, chifones y driles estampados, pero, el elemento principal aquí fue la colectividad! Ojó al equipo de cocreadores que Juan convocó: bordados y tejidos de artesanas e indígenas de las comunidades de San Jacinto y Wayúu; piezas pintadas a mano de la artista Adriana Flórez Urueña, zapatos de Sanangel y accesorios de Faoba Joyas y Paprika Pepper Me para las Máximas. Los Claudios vistieron prendas confeccionadas en Paños Atlas y driles estampados, camisetas y rompevientos de Soout, zapatos de Argento y Bourbon, sombreros de Lina Osorio trabajados con las comunidades artesanales de Tuchín, Aguadas y Sandoná.  Los estampados digitales de Máximas y Claudios se inspiraron en la iconografía de las comunidades indígenas y artesanales del Caribe y a esa investigación se sumaron espontáneos los mismos artesanos, que terminaron recabando entre historias propias y las de sus antepasados. Más do it with others y do it for others!


El final de la historia no es triste pero tampoco es color de rosa; Máxima se niega a renunciar a su libertad y a su vida en el Caribe y renuncia a Claudio... -:(-. A pesar de ese giro inesperado, el final en pasarela fue bastante eufórico, y es que el ambiente musical de esta pasarela estuvo a cargo -para sorpresa y dicha de todos- de Adriana Lucía que, recostada sobre un diván, le cantó a Máxima y nos dio un concierto privado con su repertorio de porros bonitos, trasladando la pasarela a cualquier salón de baile de Valledupar de la época de Máxima (clic para entrar en el mood mientras pasan las fotos de mis piezas favoritas de la colección). Esas borlas, flecos, cordones y aretes XXXL al vaivén de bombardino, guitarra, acordeón y la voz de Adriana Lucía fueron toda la belleza que yo necesitaba ver.












Cuando Juan Pablo promete "historias hechas a mano", cumple; y qué historias y qué manos!!!

Y a modo de bonus les dejo la sesión de Snaptalks que tuve con Juan, a solo un par de días de su pasarela, en la que nos adelantaba, en sus propias palabras, esa historia que nos iba a enamorar a tantos.

2 comentarios:

Gracias por tu comentario!