lunes, 16 de mayo de 2016

"Support your local girl gang".

El 2015 fue tal vez el año más importante para el feminismo digital; campañas y hashtags como #AskHerMore, #ToTheGirls, #PrimeiroAssédio, #SayHerName, #EveryDaySexism, #HeForShe y #NotGuilty saltaron de las pantallas al mundo "real". Y aún así, en pleno 2016, después de pelear y ganar batallas contra sociedades enteras, contra el tiempo, las costumbres y la ignorancia, el enemigo natural de la mujer sigue siendo otra mujer... ¿Por qué es tan difícil apoyar a las nuestras?


A las mujeres nos ha tocado -y sigue tocando- defendernos de la sociedad, de los hombres y, peor aún, de otras mujeres... En dónde queda el discurso hiperfeminista de empoderamiento y fuerza cuando una mujer se siente "amenazada" por las habilidades o logros de otras mujeres y asume la triste actitud de atacarlas y degradarlas? El discurso se cae a fuerza de incoherencia e inseguridades. Tati y yo lo vemos a diario en las peleas de Twitteras, lo hemos tenido que vivir con personas del medio y, varias veces terminamos hablando sobre el tema... Es en serio tan difícil ayudarnos o, cuando menos, respetarnos (no es necesario que nos amemos todas, seamos realistas)? Nosotras creemos que no. No solo no es difícil -debe ser mucho más difícil vivir con esos odios y envidias por dentro-, es gratificante, es vitamina fuerza, es sacarle músculo al alma, es imperativo y necesario. Support your girl gang ha sido una de esas tantas iniciativas que invitan a elevarnos juntas, y en este post, con ella, una de las mías, con la que puedo pasar de llorar por temas complejos a la consulta más trivial sobre qué foto subir a Instagram, queremos invitarlas a apoyar a las suyas, porque de eso se trata... y si no, para qué estudiamos? ¡Entre mujeres nos cuidamos las espaldas!






Ph: Carlos Basto, The Spoon Photograhy // Chaqueta personalizada: Americanino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!