lunes, 15 de agosto de 2016

De plagios, delirios de copia, cacerías de brujas y ganas de joder al otro.

No escribo este post para contarles que Erikó copió a Neil Barrett en Colombiamoda porque eso ya lo supo hasta Julito, que de moda no sabe mucho pero como el amarillismo vende, lo volvió noticia. Pero sí, vamos a partir de ahí; si bien a muchos se nos iba pasando el "pequeño detalle", algunos con un ojo mucho más entrenado para la moda masculina sí lo notaron y de inmediato lo compartieron en redes; PLAGIO, era la palabra que más se leía en posts, comentarios y en portales.. una palabra muy fuerte y con consecuencias gravísimas en muchos ámbitos creativos, quizás no tantas en la industria de la moda colombiana, pero cada vez más en la industria de la moda global...


De acuerdo con la Real Academia Española, PLAGIO es "la acción de copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias. Desde el punto de vista legal es una infracción al derecho de autor acerca de una obra artística o intelectual de cualquier tipo, en la que se incurre cuando se presenta una obra ajena como propia u original". Esto aplica a libros, películas, obras de arte, marcas e ideas... Sin embargo, "el uso de un mismo argumento en diferentes obras, expresadas de manera original, no constituye plagio, ya que el derecho de autor no cubre las ideas en sí, sino únicamente su modo de expresión"Como en el campo de la moda esto sigue siendo bastante ambiguo, intentemos trasladar esto último para seguir con el punto central de este post, que no es la copia de Erikó.

Está clarísimo que el caso de David Alfonso cae en esa categoría y eso está mal, es innecesario y no pretendo para nada defenderlo, por el contrario, soy una de las más decepcionadas y me entristece que en lugar de asumir la culpa como lo hizo otro diseñador -culpado de un plagio inexistente pero con una nobleza enorme para proteger a todo su equipo-, David haya enviado un comunicado culpando a "asesores externos". En fin, como dice Andrés Correa, cada quién rinde cuentas a su espejo y carga con su cuota de fracasos... David anunció recientemente que va a cerrar su tienda, no sé si por este episodio específicamente, me atrevo a pensar que tiene algo o mucho que ver, y es realmente una lástima que pasen cosas como esta porque, finalmente, pierde el consumidor y pierde la industria (y me queda la pregunta ¿era para tanto?). Pero pasemos la página de Erikó. Dónde están todos los demás "plagios" que "denunciaron" asistentes a la feria y diferentes actores de la industria? Porque yo sigo creyendo que este fue el único! Y ahora sí llegamos al meollo de este post...

Está bien que estemos atentos y alcemos la bandera cuando detectemos estas prácticas que, como dije antes, perjudican nuestra industria, pero siento que de un tiempo para acá este tema se ha volcado hacia una completa cacería de brujas malintencionada y sensacionalista, en algunos casos, por desconocimiento del tema. Si todo lo que tenga boleros, escote Bardot, ruffles y hombros expuestos va a ser tildado de copia de Johanna y se van a escandalizar con los estilismos Gucci en pasarelas y campañas, mejor cómprense un tarro bien grande de valeriana en PriceSmart porque (#spoileralert) son tendencias comerciales y muy vendedoras que se acoplarán a las colecciones de un par de temporadas más y esta industria, si no vende, no existe. Y sí, sí vi el conjunto de pantalón lila de Renata que es una réplica de un look previo de Johanna pero, por alguna extraña razón, me gusta más el de Renata (creo que los volúmenes son más sutiles) y eso me indica que hubo alguna modificación, apropiación y mejora... y ahí, no me atrevó a usar la palabra con P; sobre lo de los estilismos de Gucci ni siquiera vale la pena hablar más, son estilismos, formas de armar un atuendo, no hay copia ni de diseños ni de prendas, así que calmémonos. Si quieren otro ejemplo de copia real y descarada, acá les dejo no uno (Diana Buelvas a Alberta Ferretti), sino dos (Chencho Piñeres a Michael Kors), los dos únicos casos que me había atrevido a documentar en este blog hasta ahora (con el de Erikó serían 3) y los invito a googlear el de Tennis, que podría tener consecuencias reales si los afectados quisieran tomar medidas legales pues el diseño gráfico tiene más protección que los diseños de moda -al fin de cuentas, ya todas las siluetas están inventadas y nadie patenta sus creaciones-. Y tampoco me afana hacerlo, creo que el primero fue espontáneo, el segundo me lo enviaron y caí en el juego de publicarlo -ya ni sé si valía la pena hacerlo, después de ver lo que acaba de pasar con David-, y el tercero lo traigo a colación para abordar un tema que me hace my mal ambiente; el cuarto ya está bastante expuesto en muchos medios, no creo que haga falta que lo publique un blog más.

Pues esta vez, el team Julito (la W) se atrevió a llamar a uno de los diseñadores que más investiga y propone, y acusarlo de plagio porque lo leyó (obvio no él, alguien de su equipo) en un portal que, hasta ese momento, muchos bien metidos en este tema desconocíamos por completo. Pilas con eso, se pasaron de maracas! Este asunto va regulándose cada vez más, legalmente hablando, pero también es evidente que, como dice una amiga que es una de las pocas voces sensatas que quedan en la blogósfera, "todos bebemos del mismo pozo" y es de esperarse que existan coincidencias. Y sí, así es, los lugares comunes son algo normal en las colecciones; muchos encuentran su inspiración en Pinterest, Instagram y, bueno, el nivel de gobalización en el que esas redes se encuentran y al que nos terminan llevando, han desatado un loop de inspiración de todos entre todos que hace cada vez más difícil saber qué vimos, qué se nos ocurrió, qué nos nutre, qué simplemente estamos repitiendo, qué es tendencia, en fin, creo que este es uno de los tantos aspectos de cambio que trajeron consigo las redes sociales; y es que, al momento de compartir algo, queda expuesto para inspirar al resto de la humanidad. Y creo que eso no debe hacernos más prevenidos sino más abiertos, menos egoístas y más conscientes de que los formatos, las siluetas, las tendencias no son propiedad de nadie a estas alturas (a menos que de verdad se l@s hayan inventado y tengan la patente para demostrarlo). Pero ahí también entra a jugar este tema de egos complicado que nunca ha sido ajeno a esta industria ni a ninguna industria creativa... y les voy a compartir una "anécdota" propia que nunca había compartido por acá pero que creo viene mucho al caso.

Hace un tiempito, el papá de una escritora de moda colombiana dejó en una foto de mi cuenta de Instagram el siguiente comentario: "eres una excelente imitadora"; media hora después borró el comentario pero al poco tiempo se repitió la historia con otra allegada a esa familia, que también borró el comentario inicial, pero dejó el resto de la discusión (ahí sigue). La primera imagen era una foto mía, en Barichara, mostrando parte del outfit que usaba; la segunda, un collage de fotos con tenis negros en varios pisos de baldosas decoradas de Latinoamérica (una tendencia en fotos de Instagram que no se agota ni se va a agotar jamás). Lo curioso es que esto vino del círculo cercano de alguien que, meses antes, me manifestó su admiración (era mutua, para ser honesta) e interés en hablar conmigo, entender en qué consistía mi trabajo y proponerme un par de colaboraciones que, más allá de un café, nunca se concretaron. Al final no entendí la acusación, fui directamente a la fuente, pero la fuente no quiso responderme, así que el tema quedó así, como una de esas acusaciones que la gente va disparando a la loca, irresponsablemente, solo por joder al otro.


Con esta pequeña e inusual anécdota personal concluyo este post y mi aporte a un tema que todavía arde en redes, blogs y portales. No es la primera vez ni será la última que se avive la llama, pero en la pasada edición de Colombiamoda esa cacería de brujas se desbordó y la sensación fue y sigue siendo pesada y eso no le viene bien a la industria, que no atraviesa su mejor momento como para hacerle más mal ambiente. Así que, si van a hacer una acusación de plagio o copia, tengan al menos la gallardía para poner la cara y demostrarlo, no sean esos que tiran la piedra, siembran cizaña, hacen el daño y esconden la mano... no sé si eso pueda llamarse bullying o sea simplemente expresión de inseguridades o envidias ajenas, pero el caso es que no es chévere y las cosas hay que llamarlas por su nombre y no hacer cacerías de bruja solo por llenar esos vacíos. Las redes sociales nos dan voz pero también son muy permisivas para atacar y esconderse. Si se trata de diseño de moda, primero hagamos el filtro de tendencias que ahí se quedan muchísimas de esas acusaciones (ya todo está inventado y cada vez hay más chance de que siempre alguien lo haya hecho antes... pero eso no limita la creatividad en las propuestas). Sean chéveres, siéntanse plenos por sus propios méritos y no intentando echarle agua sucia a otros, ESO NO SE HACE. Sean felices, Ita les dice (por favor no me vayan a acusar con Édgar).

13 comentarios:

  1. Como siempre, excelente post Ita. Como dices, mucho delirio y cacería de cosas que a la final, solo quieren hacer mal al otro. Saliendo de varios desfiles oía los comentarios nefastos de muchos personajes que hasta hoy no han dicho nada, quizás sus soportes se quedaron débiles, dijeron el comentario de momento y luego vieron que no era así. Acusar al otro es muy fácil, falta pensarlo dos veces antes de exteriorizarlo. Ir más allá, indagar, comprender, deberían ser reglas para hablar del trabajo del otro ¡Abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comment, Kev! Sí, la lengua es muy rápida y a veces el análisis se queda en chisme... Un abrazo para ti, gracias por leer :)

      Eliminar
  2. A veces pienso que quieren fama de 15 minutos a punta del trabajo de otro. Lo peor es que se lo permitieron. Buen post Ita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser Andre... pero hay mejores formas de llamar la atención, como decía mi profe de Química y Física del colegio cuando alguien se caía del asiento...

      Eliminar
  3. BRAVO! Este es el pensamiento que necesitamos en la moda Colombiana. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido Nel! Do no harm but take no shit!

      Eliminar
  4. Nadie lo pudo hacer dicho mejor mi querida Ita, te admiro, te aprecio y espero que los demás que componemos la booggosfera si queremos proponer contenido para la industria sea para rescatar lo bueno o impulsar y dar comentarios con carácter no destruir marcas o tildar de copia a todo, porque ya todo está inventado como dicen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bello, gracias por tu apoyo siempre! Sí, creo que la crítica es necesaria cuando es sana y no viene con mala intención, pero como dice Andre, con tanto afán de protagonismo y con tanto amarillisimo suelto, esto ya se siente SALEM!

      Eliminar
  5. Querida Ita, es que cuando se desconoce el proceso detrás de una creación uno realmente debería limitarse a no opinar en estos casos, esa fue mi recomendación para alguien muy querido de estos medios, porque la cosa, especialmente con Jorge (por quien siento admiración, respeto y doy fe de su trabajo juicioso) se paso de la raya. Y solo porque me gusta el rigor de la investigación cuando uno va a diseñar algo... hagamos un post en tu blog sobre en donde y como buscar inspiración fuera de pinterest, instagram y demás, ya que la crisis creativa empieza por los lugares comunes y esos son los mas comunes (¿?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caro, sería un honor!!! Este blog es todo tuyo :)

      Eliminar
  6. Me gusta mucho el post Ita. Estudio diseño gráfico por lo que entiendo totalmente lo que es que "todo sea copia" en un mundo en el que ya todo está inventado practicamente. Esas ganas de destruir nunca llevan a nada bueno.
    Por cierto, te recomendaría revisar la fuente del blog, me encanta leerte pero se hace un poco pesado el ritmo de lectura. Besitos

    ResponderEliminar
  7. Ita, desde que te sigo aproximadamente hace tres años, he sentido un gran respeto por tu trabajo y hoy reafirmo que si se puede hacer blogs de moda en Colombia de calidad y con información precisa y nevesaria para los seguidores de la moda en sus diversas facetas

    Sigue así

    ResponderEliminar
  8. Me encanta tu blog, realmente escribes cosas muy inteligentes. Me entristece lo de Erikò pero como cliente y que pocas veces he visto a David en su tienda, se que la debe estar pasando muy mal, valido o no valido su comunicado se que es muy creativo y honesto con lo que quiere proponer, voy a extrañar su tienda espero pronto habrá otra cosa, realmente adoro sus camisas de flores. Sigue así con tu blog Ita.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!