domingo, 14 de agosto de 2016

Los diseñadores Z y el diseño incluyente en Colombiamoda.

En este momento todas las luces están puestas sobre nosotros, los millennials, (quizás más de lo necesario), pero si algo quedó claro después de esta edición de Colombiamoda, es que se viene un Tsunami de jóvenes talentos sin precedentes pertenecientes a una nueva cohorte generacional. Se trata de los diseñadores de la generación Z, la clase creativa por excelencia, esa que nos sigue a los millennials y precede a los niños alpha; son los nacidos entre 1.994 y 2.010, aproximadamente, los verdaderos nativos digitales, una raza avanzada en términos de tecnología para quienes la inmediatez es algo innato, que creció conectada y global, curando contenidos a diario como parte de su vida digital normal y con plena consciencia de lo que pasa en el mundo, de los problemas políticos, sociales, económicos y ambientales que afrontamos y del futuro no tan pintoresco que se avecina, y eso precisamente es lo que determina en ellos actitudes diferentes en todas sus facetas. Hoy, hablaremos del diseño de vestuario pero la tendencia abarca todas las disciplinas del diseño...

LAATU.

Los diseñadores Z, e incluso los millennials más jóvenes, son diseñadores incluyentes y prácticos, tienen un enfoque social y humanista y saben que el diseño DEBE ser sustentable y sostenible y saben también que DEBEN crear prendas que hagan un bien mayor que cubrir el cuerpo o hacer ver bien a quien las use y productos que trasciendan la marca y se centren en las personas. Nos vamos acercando entonces a diseños más funcionales, a la innovación desde el material, a diseños con causa y a la verdadera democratización del diseño. El mundo ya está dando frutos Z que se preocupan por ofrecer soluciones humanitarias, para personas con movilidad reducida,  productos sostenibles con reducción de desperdicios o mejores ciclos de vida, que agreguen valor a través de mejoras en la calidad de vida de una persona o de todo el planeta. Ya se desarrolló un brasier que, a través de tecnología de microcápulas, transfiere drogas para el tratamiento de cáncer de seno a través de la piel, para evitar los efectos secundarios de ingerirlas por vía oral y se creó una colección completa de ropa unisex y unitalla para refugiados, con prendas multitasking que pueden transformarse en carpas, maletines, bolsas de dormir y flotadores; y esos son solo ejemplos de lo que está pasando en el mundo del diseño Z, no es para que se sientan presionados si caen en este grupo generacional, pero por ahí va la cosa.... y ya algunos de nuestros futuros diseñadores, guiados por maestros visionarios y vanguardistas lo entendieron. En este post quiero compartir algunas propuestas alineadas con toda esta revolución del diseño, que me sirven de ejemplos locales traídos directamente de las pasarelas universitarias de esta edición de Colombiamoda y voy a comenzar por un proyecto que atrapó toda mi atención y de paso mi admiración y respeto.

Se trata de Laatu, el proyecto de moda de María Alejandra Osorio, estudiante de 23 años de la Universidad Pontificia Bolivariana; ella, consciente de que la ropa producida en Medellín (y en Colombia) no suele adaptarse a las necesidades específicas de las personas con limitaciones de movimiento al momento de vestirse, desarrolla una propuesta de vestuario funcional e incluyente con reingeniería de los patrones de corte, utilización de insumos textiles que facilitan la movilidad de la prenda, desarrollos especiales de confección e implementación de fuelles y tablas en prendas que se adaptan tanto a mujeres con postura regular como a aquellas en situación de discapacidad motriz. Las prendas de esta colección pueden ser usadas por personas en sillas de ruedas, pero también pueden ser usadas por personas sin ningún tipo de limitación de movimiento, que simplemente se sienten atraídas por el contenido de moda y confort de la propuesta (yo, por ejemplo). Esta propuesta se encuentra en perfecta sincronía con "Seated Designs", el proyecto de otra joven diseñadora en Parsons con la misma preocupación que ha puesto sus patrones a disposición de quien quiera descargarlos, en aras de que estas inquietudes crezcan y prosperen; generosidad, otro rasgo que viene con el gen Z.




Además de Maria Alejandra, hubo otros estudiantes que trascendieron la idea de diseñar una colección bella y abordaron temas como el genderless y las prendas eco-amigables. "Urban Jungle", la propuesta de jeanswear sin género de Carolina Salazar (también de la UPB), integra los patrones femeninos y masculinos, resultando en prendas amplias y semiajustadas, en diferentes calibres de denim y construcciones internas a base de mallas deportivas. Declaración de igualdad a través del vestuario.

Carolina Salazar.

"Denimguide", la propuesta de Ana María Vila (UPB), hace una biografía del dénim a través de la deconstrucción de las fibras mientras incluye acabados que reducen los pasos de lavado; una apuesta a métodos de producción que aseguren el futuro de la industria y renueven la estética purista del jeanswear, a través de efectos ópticos y táctiles. Ecodenim para los que nos preocupamos por el efecto de nuestras prendas en el planeta.

Ana María Vila.

Por el lado de La Colegiatura, destaco por los materiales-desperdicio (porque el desperdicio, esa nueva capa que cubre la tierra, es la nueva materia prima) utilizados en sus colecciones a: María del Pilar Leguizamón (20), con "Del origen al puerto", inspirada en los ríos de la Orinoquía, que pretende generar un cambio en la preservación de la selva, con materiales como tapas de aluminio y cordones de colores; a Mariana Hernández (23) y su colección "Control mental",  inspirada en la búsqueda constante del bienestar propio y trabajada en acrílicos y caucho de silicona; y a Sebastián Spiess (23) con "Sicalíptico", inspirado en el eufemismo de los órganos sexuales femeninos, usando neumaticos y espuma.

Sebastián Spiess.
Ellos son solo algunos de los diseñadores de la generación Z que se perfilan como creativos relevantes para el futuro de la moda colombiana, siguiendo esta importantísima tendencia, imposible de ignorar: diseñar para hacer el bien.

6 comentarios:

  1. Eso es muy importante, la moda incluyente, sustentable y responsable con el medio ambiente, dan soporte a las necesidades que demanda una nueva generación, como lo son los Millenials, sedientas de cambios y alimentadas por la inmediatez y las cosas nuevas. La moda no solo se está reinventando como lo hace normalmente, sino que además, a la par de imponerse, también se está adaptando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, el mundo cambió y la moda es uno de los primeros signos de ese cambio. Gracias por tu comentario y por leer :)

      Eliminar
  2. ¡Este post era el que estaba esperando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, quiero saber qué opinas??? Me quedo corta porque no pude entrar a todas las pasarelas universitarias pero esto me mató y me dejó feliz de ver que vamos pa donde es!

      Eliminar
  3. Opino que aquellos que de algún modo u otro hemos expresado que el diseño de vestuario, no tiene cabida en eso de aportar significativamente soluciones concretas y relevantes a un país tercer mundista por excelencia, hemos estado al margen de logros como este.
    Gracias a los realizadores por propuestas: "... Que agregan valor a través de mejoras en la calidad de vida de una persona o de todo el planeta."
    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!