viernes, 30 de septiembre de 2016

Las mujeres de Macondo según Silvia.

"Cómo vestirían hoy las mujeres de Macondo" fue la premisa con la que la diseñadora SilviaTcherassi quiso rendir homenaje a nuestro nobel Gabriel García Márquez, el pasado miércoles en la pasarela inaugural del Cali Exposhow. La locación fue perfecta: la Antigua Estación del Ferrocarril del Pacífico, construcción que data de 1.953 y guarda todavía un poco de esa magia de pasado corroído y abandonado...


La colección primavera verano 2017 (que se sintió mucho más Resort que nada) es una compilación de siluetas comerciales y tendencias actuales que se refrescan con la iconografía caribeña y la idea de vestir a Amaranta Úrsula, a Remedios la bella, a Rebeca y a Úrsula. Suena irónico que sean nuestro pasado literario las que den nueva vida a los ruffles, boleros y camisas desestructuradas que comienzan a hastiar la industria de la moda, no? Realismo mágico, indeed!

Sobre la pasarela, hay que reconocer que hubo problemitas de casting por cuenta de un par de modelos absolutamente crudas en prendas muy complejas, que deslucieron completamente varios outfits. Más allá de eso y sí, una dosis natural de clichés cuando el referente es Gabo y Cien años, creo que fue una pasarela emotiva con algunas piezas lindas y otras no tan memorables, pero que vuelve un poco a la Silvia de antes y eso es bien interesante. Una colección que rescata la literatura, fotografías a color del pueblo de Ciénaga Grande en Aracataca y nuestras raíces como recursos creativos que logran establecer una conexión inmediata y que seguro se venderá muy bien y de eso se trata también este negocio, por eso Silvia es Silvia y está donde está. Sin más carreta, les dejo imágenes de mis momentos favoritos de esta Silvia y sus mujeres macondiandas, esas que seguramente fueron heroínas de más de una, las mías al menos, de los que destaco dos en especial: el texto "ABAJO LA UNITED FRUIT", el homenaje al liqui-liqui blanco con que Gabo recibió el Nobel y los estampados de caimanes y gallos sobre tules, sedas y blondas, puro realismo mágico textil que me revivió varios capítulos de la historia de los Buendía, que es, al final del día, la historia de los colombianos y uno de los dos libros que marcó mi vida, así que no me pidan ser subjetiva con esto.



























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!