sábado, 26 de noviembre de 2016

Maria Regina, la primavera verano 2017 de Faride Ramos

La próxima primavera verano es mujer, es nostálgica, es fuerte, es momposina y se llama Maria Regina; así lo propuso Faride Ramos hace poco más de un mes, en el Festival de Jazz celebrado en Mompós, ese municipio mágico de herencia Malibú e inquisitorial, puerto orfebre y Patrimonio de la Humanidad, objetivo de piratas, ciudad de insurrecciones y rebeliones, de arquitectura colonial que permanece anclada en el siglo XVIII que, vio nacer a Faride.


La colección se presentó en Bogotá la semana pasada, tuve la oportunidad de admirarla, tocar los materiales, detallar la confección y hablar un poco con Fari sobre la inspiración: la mujer momposina representada en su madre, Maria Regina. Una madre que se percibe valerosa, trabajadora, aguerrida y luchadora, ataviada de un refinamiento exquisito y sobriedad encantadora, a través del retrato que presenta su hija con esta recopilación de siluetas, estampados, materiales y colores.

sábado, 19 de noviembre de 2016

These boots are made for walking... (regalos con subtexto)

Con Black Friday a unos pocos días y Navidad a la vuelta de la esquina, ya varios estamos pensando en qué regalar a nuestros seres queridos y, aunque creo que esas decisiones son muy personales y entre menos genéricas, más especiales, cada año sin falta me escriben pidiendo ayuda con esa tarea (curiosamente los que más me preguntan son chicos, buscando regalos para sus novias)... Así que, en lugar de la lista tradicional de regalos, les voy a compartir algunas opciones que a mí me encantaría recibir (de hecho, que ya me he regalado a mí misma ;p) y de paso, sugerencias para usarlas.


Lo primero que sugiero es dejar de llenarnos de regalos materiales y por salir del paso o por cumplir en navidad y regalar algo que vaya más allá del objeto; hablo de acompañar el regalo con intenciones o deseos. Se me ocurren algunas cosas para comenzar, pero el cielo es el límite! Una maleta o un porta-pasaporte bello (y personalizado) para llenarlos de aventuras –o para dar la vuelta a la manzana el 31, en un principio-, los zapatos correctos para conquistar el mundo (ya conocen el dicho), o un bolso de mano pequeño, ideal para la noche, pero lleno de papelitos con ocasiones y fechas especiales para celebrar (algo así me regalaron hace muchos años y todavía me acuerdo y me emociono). Estoy absolutamente segura de que ese tipo de regalos y experiencias (el mismo objeto material comprado pero cargado de un significado especial) tienen mayor resonancia emocional que cualquier otro.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Embellished sweater weather!

Con este nuevo post corto con algo de lo que usé la semana pasada en NY quiero hablarles del glamuroso comeback de los sacos como protagonistas del otoño invierno: sacos básicos de estilo clásico, embellecidos con gráficos a gran escala, que varían desde lentejuelas destellantes hasta técnicas artesanales y detalles manuales con efectos hogareños como este sweater con bordado de gato que encontré en Anthropologie.


Los motivos de animales son solo una de las manifestaciones de este resurgir de los tradicionales saquitos de punto, pero no la única; están también los florales, los paisajes y los textos dentro de los más populares, todos semejando dibujos a mano, con técnicas que van desde el bordado en cordoncillo, pasando por el crochet e involucrando flecos, borlas y otros elementos y texturas que aportan un toque rústico que se complementa muy bien con los aires retro de estos estilos ilustrativos.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Un otoño en Nueva York...

Mis dos semanas de ausencia por acá se deben a un cúmulo de trabajo que grita se acaba el año y todo esto sigue pendiente y a un viajecito corto a Nueva York para asistir a un evento increíble que anticipa las tendencias de comportamiento más importantes que se vislumbran para los próximos 15 años; así que, después de dos semanas con abstinencia de blogging, un viaje al futuro sin DeLorean, varios días de absorber toda la inspiración posible que una ciudad como NY tiene para dar (incluida dosis de realidad electoral sin anestesia), retomo este, mi espacio.