jueves, 5 de enero de 2017

Sobre el vestir caleño...

Este año comenzó diferente para mí; por primera vez en muchos años, decidí quedarme una temporada un poquito más larga en Cali y descansar de verdad. Lo necesitaba desesperadamente, fue un año intenso y agotador, tan agotador que estuve a punto de cancelar esta visita a Cali para quedarme descansando en Bogotá, afortunadamente no lo hice, porque no hay mejor lugar para recargar energías que el hotel-mama. Y aquí sigo, me quedan un par de días más y no puedo describir la sensación de descanso tan maravillosa que se ha apoderado de mí por estos días ni el grado de caleñidad que se me alborota cuando paso más de una semana en mi tierra. No lo puedo describir pero se nota hasta en la forma de vestir, más caleña imposible!


Estereotipos y códigos de ciudad aparte (porque aquí no tienen cabida), mi idea de vestir caleño, esa con la que crecí, que sigue vigente en mi ADN y se reaviva con cada visita y estadía en mi ciudad, es alegre y desparpajada y eso no necesariamente implica estallido de color o estampados; el clima nos enseñó a vestir ligero y quizás por eso nos sentimos cómodas con algo de piel al descubierto -sorry not sorry-, de ahí que la sensualidad viva implícita en nuestros armarios; ni los hombros descubiertos, ni los boleros o ruffles son nuevos para las caleñas de mi generación -recuerdo que las blusas off-the shoulder eran la prenda estrella de mis primeras rumbas y ferias-, me atrevo a pensar que ya son básicos de la moda caleña y quizás por eso las diseñadoras caleñas que dominan la fórmula de la sensualidad effortless de piel + hombros (Johanna Ortiz, Renata Lozano y Maria Elena Villamil) triunfan ahora que la tendencia caló profundo en el mundo. De Renata es justamente esta blusa, el pantalón es de Mango, las sandalias de Mercedes Campuzano y los aretes de otra caleña: Daniela Salcedo.

Les dejo el look completo con la complicidad del ojo también caleño de mi talentoso amigo Karlos Kontreras; yo seguiré disfrutando los días que me quedan por la sucursal del cielo con mi repertorio de blusas sin hombros y con boleros, pantalones y jeans cómodos, sandalias, gafas de sol, accesorios maxi y diseño local ;)





2 comentarios:

  1. Hola Ita, hermosa la pinta! Y tienes razon en decir que lo alegre no implica estallido de color, mucha gente cree que en las zonas calidas se viste super colorido, de hecho cuando aterrice en Pereira me toco ir a una fiesta de Neon y cuando dije que no tenia blusas de colorines nadie me creia! La verdad es la costa divisamos a los turistas a lo lejos justo por eso, porque cuando van de paseo van con el Kit Costeño como les digo yo, la pantaloneta de las palmeras mas coloridas que haya y las camiseta igual.
    Super tu nuevo corte de pelo, nada mejor que empezar el año con nuevo look. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!