Ir al contenido principal

Bogotá Fashion Week: la identidad.

La moda es cambio constante, eso lo tenemos claro, pero desde hace varios meses hay transformaciones de fondo gestándose al interior de esta industria; el consumidor de moda está cambiando, las condiciones de los mercados están cambiando, las temporadas están cambiando,  los tiempos de presentar y vender las colecciones están cambiando y la manera de comunicar esas colecciones, por supuesto, también está cambiando. Las redes sociales, el acceso en tiempo real a las semanas de la moda han logrado saturar a muchos de los que seguimos -por trabajo o por placer- esas pasarelas; diseñar una colección bella y pertinente y exhibirla en condiciones perfectas ya no garantiza nada. Urge cada vez más que esas colecciones cuenten historias y que esas historias emocionen y logren conectarse con las audiencias a niveles más allá de lo estético y eso, precisamente, lograron 4 pasarelas del Bogotá Fashion Week: el Rouge de Lina Cantillo, los baúles de Luisa Francisca y Antonio de Juan Pablo Socarrás, los juegos prohibidos de Faride Ramos y la Síntesis de Adriana Santacruz.

Foto por Cámara Lúcida.

Las 4 colecciones, alineadas con las macrotendencias globales que hablan de un gran encuentro de culturas, de una nueva naturaleza humana que regresa al poder del instinto visceral, emocional y creativo y de la memoria como herramienta creativa. Faride y Juan Pablo contaron historias desde la nostalgia (dos nostalgias diferentes de las que hablaré más adelante), Lina lo hizo desde un discurso genderless sartorial y Adriana, desde la conciencia del pasado. Hay mucha tela por cortar aquí, así que vamos a dividir esto en varios posts, y comenzamos con Adriana Santacruz: la identidad.

Foto por Cámara Lúcida.

Adriana pone en el ojo de todos una nueva fuente de inspiración local, más allá de los referentes obvios que habitan el imaginario colectivo del folklore colombiano; redescubre un Nariño alegre, místico y majestuoso y redirecciona las técnicas artesanales con diseños contemporáneos hacia una viajera multicultural con prendas fluidas y cadenciosas en algodón, lana y paños tejidos artesanalmente honrando oficios ancestrales, bordadas a mano con técnica de cadeneta y punto atrás por mujeres indígenas. Los abrigos, capas y faldas de silueta amplia evocan unidad tribal en una paleta de carnaval que comienza con tonos primarios, pasa a los magentas, naranjas, verdes y se fusiona con blancos y negros. Pero esta vez hubo un elemento disruptivo en la calma y sobriedad que suele acompañar a las pasarelas de las semanas de la moda colombianas; un elemento que se complementaba con cada hilo de esta historia, con la sangre y tierra de esa misma inspiración que Adriana imprime en cada una de sus piezas y despertó fibras insospechadas entre los asistentes a este desfile: la música en vivo de una murga carnavalera, mezclando los ritmos tradicionales nariñenses con las composiciones actuales del cantautor de la misma tierra, Lucio Feuillet (¿les suena familiar?).

Foto por The Spoon Photography "La cara de ponqué de Nel resume mejor que nada esta pasarela".

Adriana y Lucio, dos de los mejores exponentes actuales de la cultura nariñense, desde el diseño y la música, unieron talentos y pusieron a dialogar sus creatividades y las expresiones de un mismo pueblo para mostrarle a la industria de la moda colombiana que Nariño es tendencia y fuente inagotable de inspiración. Les dejo en video esos 11 minutos de magia e identidad nariñense.

Video registro de la murga por Camilo López (Teátrico Foto) y tomas de la pasarela por colombianfashion.com

Comentarios

  1. Wow! Gracias por hablar en detalle y con palabras tan precisas sobre lo que hace Adriana Santacruz. Se resalta no solo el talento de Nariño sino también se comprende la multiculturalidad de Colombia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años. Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisiera