domingo, 7 de mayo de 2017

H&M en Colombia; lo bueno, lo malo y lo cierto

El jueves pasado, en una especie de pre-apertura VIP para prensa e invitados especiales, pudimos conocer la primera tienda H&M del país, sin filas y con descuento del 30%. Si bien hace unos días ya habíamos tenido oportunidad de ver un adelanto de la línea Studio en el evento que realizó la marca en Espacio Odeón, lo que ahí se presentó fue mínimo y todavía quedaban muchas preguntas en el aire que, con la apertura, finalmente quedaron resueltas. ¡Vamos al grano!


LO BUENO.
  • La tienda es gigante y preciosa, genera muchos empleos y es el ancla del Centro Comercial Colina, así que seguramente activará bastante el tránsito de personas por las otras marcas y locales del lugar. 
  • H&M cubre prácticamente cualquier necesidad de vestuario; desde básicos hasta cualquiera de las tendencias de momento, pasando por todas las ocasiones y públicos. La línea masculina está muy completa, la infantil está preciosa y quizás sea lo más económico de toda la tienda y la femenina, para quien no busque exclusividad, es más que perfecta -aunque parece que todavía falta surtido por llegar-.
  • Trajeron línea Plus Size, que si bien es solo una esquina de toda la tienda, en esa esquina hay más de lo que ofrecen la gran mayoría de marcas locales y extranjeras en Colombia para este mercado tan importante y desatendido. 
  • La línea para embarazadas también cubre un hueco enorme en el mercado; ropa linda para embarazadas y a buenos precios!
  • Los probadores son enormes! 
  • La línea Conscious, una importante iniciativa que busca utilizar materiales más amigables con el medio ambiente que, si bien no compensa todo el impacto negativo que genera la industria del fast-fashion en el planeta, es un avance y ejemplo hacia nuevos caminos y estándares de producción. 
  • Los precios; están bastante competitivos si se comparan con marcas locales y otras marcas de pronta-moda puestas en Colombia, con un rango muy amplio que va desde prendas para bebé por menos de COP$20.000, faldas y pantalones de COP$70.000 y COP$99.900, blusas de COP$109.000, etc, hasta prendas de Conscious Exclusive que se acercan al millón de pesos, sabiendo perfectamente que estas últimas hacen parte de la línea sustentable de la marca, que representa un porcentaje muy pequeño de su mezcla de producto y que, lo sustentable vale más pero a largo plazo nos va a costar menos (a nosotros y al planeta). Sacando la línea Conscious, los precios de las demás líneas son comparables con los de Forever21, Zara, Falabella, Tennis, Punto Blanco, Gef, Studio F, Off Corss, EPK, BabyFresh, Arturo Calle, por citar algunos mezcladitos de todos los segmentos que trae H&M.



LO MALO.
  • Lo sobreactuado del evento de pre-apertura "VIP". Ya lo deben haber leído en mis redes o en las de otros asistentes pero, de verdad, una alfombra roja que iba desde la Boyacá, entraba al Centro Comercial, atravesaba escaleras eléctricas y un Juan Valdéz y entraba a la tienda, no es algo exagerado para una marca que no es de lujo? Exagerado y mañé, así como los cubículos para registrar el ingreso de los invitados y las pintas de algunos de ellos. Es una marca low-cost, que nos encanta, es aspiracional para algunos y con un par de líneas con precios un poco más altos de su promedio, pero low-cost, de pronta moda y de las más masivas del mundo, no olvidemos eso.
  • La ubicación; sé que Bogotá no es Chapinero pero ese Centro Comercial está ubicado en una zona bien compleja en términos de tráfico. Y la próxima apertura, que se espera sea el 27 de mayo, será todavía más lejos: en Fontanar (Chía).
  • También los precios... Las implicaciones oscuras del low-cost y de seguir consumiendo como dementes sin freno son cada vez más evidentes, así sepamos que H&M se ha comprometido a mejorar las condiciones de sus trabajadores, precios tan bajos son más bien preocupantes... :s


LO CIERTO.
  • Lo cierto es que ese dilema de precio versus costo continúa y cada vez somos más conscientes de lo que compramos y tenemos más poder para exigirle a las marcas que sean responsables y éticas.
  • Los precios no llegaron inflados, es lo que pasa cuando traes una prenda que no es producida en este continente, al cambio y, por supuesto, dejando márgenes para que la operación en el país también se sostenga. Dejen de quejarse por los precios "inflados", por favor escúchense y hagan los cálculos, si hay que quejarse por algo es por lo bajos que están.
  • Gana el consumidor de moda, con la variedad de tendencias que H&M pone OPORTUNAMENTE (no cuando la tendencia ya está hasta en todas partes) al alcance de su bolsillo.
  • Económicamente no dudo que sea algo bueno para la industria, en la medida en que la marca va a meter algo de impulso al consumo, que viene rezagado desde hace más de 10 meses (esas filas no eran precisamente para entrar a mirar nada más).

Contrario a lo que muchos siguen creyendo, H&M no es el coco que viene a acabar con la industria nacional; el coco que acaba con la industria nacional es la falta de previsión, la cultura reactiva de la copia, el no saber pactar con las tendencias cuando tiene que ser y la falta de competitividad derivada de todo eso. Créanme, es mi día a día y por eso también puedo decirles que en Colombia sí hay marcas capaces de competirle a H&M (a nivel local, claro), con las herramientas, insumos creativos y EQUIPOS HUMANOS CALIFICADOS; así que calmados todos, menos los que se durmieron en sus laureles con "eso de las tendencias"... ellos sí que se pongan las pilas pero para antier (más literal, imposible) fue tarde

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!