Ir al contenido principal

Un fin de semana en el Hyatt Cartagena

El mes pasado volví a Cartagena, esta vez por invitación del Hyatt Regency a conocer el hotel que inauguraron el pasado diciembre en La Fantástica (el primero de esta cadena en Colombia); como siempre, tenía pendiente contarles por acá un poquito de esa estadía y algunas imágenes que no compartí en Instagram, así que aprovecho entre aeropuertos y aviones de otra experiencia que les compartiré más adelante, para desatrasarme.


El hotel está en el sector de Bocagrande, por fuera pero muy cerca de la ciudad amurallada, ubicación que le permite ofrecer vistas preciosas desde todas las habitaciones (a la bahía, a la Cartagena contemporánea y al mar). Mi habitación, una suite, tenía la mejor vista al mar que se alcancen a imaginar y la mejor luz natural por el tamaño de sus ventanas (no sé ustedes pero yo amo eso en un hotel); eso, sumado a una comida deliciosa y cocteles increíbles, piscinas también con una vista perfecta (al mar, a la bahía y a la ciudad vieja)- y un spa brutal, podrían resumir los highlights de mi estadía en el Hyatt... pero mejor se los voy a dejar con itinerario completo, por si deciden quedarse en el Hyatt en alguna de sus próximas estadías. Ahí les va:

Wake up and smell the coffee! 
Antes de arrancar el día, un cafecito en la habitación, disfrutando esa vista azulada infinita. Luego sí, desayuno en el restaurante Kokaú (piso 11). ¡Imperdibles las arepas de huevo!

Mañana de relajación.
Un masaje de reflexología en los pies, al lado de la piscina y quedan listos para nadar un rato y recorrer la ciudad antigua en la tarde o un masaje corporal más largo en Aqoral Spa (piso 15) y se renuevan por completo. Después del masaje, piscina y cocteles en el bar Amacagua (al lado de la piscina). ¡Recomendísimo el Gin Tonic!

Food and drinks!
Almuerzo en Amacagua Grill (piso 12). Los ceviches son buenísimos y la hamburguesa de langosta es una delicia. En la ciudad vieja no pueden dejar de comerse un postrecito en Mila, pasar por St Dom y por Maaji si necesitan comprar ropa y comer en Carmen o La Perla (mis favoritos). De regreso al hotel, si alcanzan, vean el atardecer desde la piscina del piso 14, luego tómense un coctel Macondo en Kokaú Bar (lleva mermelada de piña con cardamomo, zumo de limón, ginebra y mariposas amarillas de piña deshidratada), mi favorito de la carta y créanme, los probé todos. Después de eso, duermen como bebés.

Les dejo foticos de mi estadía y si necesitan más info sobre el hotel, pueden encontrarla en hyattregencycartagena.com.











Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Entradas populares de este blog

Consultorio de estilo: ¿cómo combinar un pantalón mostaza?

Hoy comienzo una nueva sección en el blog: las lectoras preguntan y, por supuesto, yo intento responder ;). Tenía ganas de hacerlo hace rato pero el tiempo estaba escaso... Este mes creo que ya los eventos y los viajes por fin paran un poco, y las empresas con las que trabajo bajan el ritmo también, así que tengo nuevamente algo de tiempo!!! Pues bien, volviendo a nuestra nueva sección (porque es de ustedes y mía), ya varias lectoras y lectores (me siento como Maduro diciendo eso) me han escrito pidiendo algunos consejos puntuales de moda y styling. Algunos son demasiado específicos y no creo que funcionen para un post genérico, pero hay varios, como el de hoy, que creo les pueden servir a muchas (y muchos #Madurostyle).

MODA, AISLAMIENTO Y LA FALACIA DEL “PARA UNA MISMA”.

Hizo falta una pandemia para que yo volviera a escribir sobre moda. Honestamente, pensé que nunca más iba a volver a hacerlo, al menos no en este espacio, pero aquí estoy, después de casi un año de haberlo dejado y dado este capítulo por cerrado, en gran parte porque soy piscis y no cierro nada. Y supongo también que, como con cualquier vicio, reincidir es parte del proceso de abandonar. Si bien hace más de un año dejé de trabajar en esta industria, más de una década viviendo en ella y de ella no se desprenden fácilmente, no del todo. Esos 12 o 13 años, ya ni sé, dejaron secuela en mi vida, en mi armario, en mi biblioteca, en mi hoja de vida, en mi trasegar, en la bio del libro que debía haber salido a finales de abril pero aún no se desconfina y, por supuesto, en mi persona.  Cuando comenzó todo era imposible no notar y comentar los cambios, los primeros, los evidentes y como siempre, la moda fue una de las primeras expresiones culturales en dar cuenta del momento histórico que empezá

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres. ( Pausa feminista ) Donna es la Directora D