lunes, 3 de julio de 2017

Hasta que la igualdad sea costumbre.

Hoy estuve en mi primer desfile de Orgullo Gay y quisiera poder transmitirles la energía que se sintió, la buena vibra, la sensación de comunidad y el significado real de ese "orgullo", que lejos de denotar alardes o presunciones, encierra un amor y respeto propio, resultado de una lucha de casi 50 años que todavía no termina. Pero el propósito de la marcha no es exhibir ese orgullo porque sí, sino hacer un llamado a la tolerancia a la igualdad y a la reivindicación social, a través de esa presencia consciente, dejándose ver y escuchar UNIDOS, en una sola voz, sin avergonzarse de su sexualidad o preferencias de género porque no tienen motivos para hacerlo.


Sé que me quedaré corta, así que tendrán que vivirlo alguna vez y de verdad los invito a hacerlo, porque si no somos parte de la solución, somos parte del problema, pero aún así les comparto algunas imágenes y datos, que espero sumen al post anterior en el que abordamos con un poquito más de información el tema de la revolución genderless para seguir avanzando con ella y siendo catalizadores, porque creo firmemente, como ya lo hemos dicho antes, que el futuro viene sin género y eso pondrá fin a montones de problemas, desigualdades, injusticias, etc ;)

Comienzo entonces por contarles qué me motivó a ir a esta, la vigésimo primera marcha de Orgullo Gay en Bogotá: por supuesto, el cariño que siento por todos mis amigos miembros de esta comunidad que continúa siendo discriminada por los sectores y mentes más obsoletas de la sociedad (la iglesia y los políticos que quieren gobernar con Biblia en mano). Marché porque el amor libre no puede ser un privilegio de algunos, porque desde hace poco estoy empezando a entender mejor que el mundo se mueve en sistemas de privilegios y el género que es un constructo social, así como la orientación sexual y la identidad de género no deberían determinar el valor, el respeto y los derechos que merece alguien. Como dijo Ru Paul: "we are all born naked and the rest is drag".

Según los medios, fuimos más de 55.000 personas las que salimos ayer a las calles para conmemorar, recordar y reivindicar  a la comunidad LGBTI. Marché junto al colectivo hombres diversos y entendí algunas de las dificultades que enfrentan tratando de transitar por nuevas masculinidades, marché junto a personas que simplemente son lo que quieren ser y se visten acorde a ello, hubo espacio hasta para el Poliamor! Fue una experiencia increíble, marchar junto a ellos es un aprendizaje que no te dan en la clase de Revolución de género porque.... MOMENTO! Todavía no hay clases que aborden el universo completo de los géneros o la ausencia del género en la agenda académica? Por eso hay que marchar y difundir todos los mensajes de la marcha, marchar, como decían ayer muchos de los marchantes, "hasta que la igualdad sea costumbre". Gracias a todos los que me adoptaron ayer ;)

































1 comentario:

Gracias por tu comentario!