viernes, 3 de agosto de 2018

4 Nuevos talentos en Colombiamoda; la generación Z del diseño.

Si hay algo en lo que no debemos nunca bajar las expectativas ni en Colombiamoda ni en ninguna semana de moda o feria en Colombia es esto, los nuevos talentos y las pasarelas universitarias y concursos para darlos a conocer siguen siendo una plataforma clave para oxigenar el diseño local y permitir que la creatividad, el talento y la exploración sean los únicos protagonistas, sin afanes comerciales ni ataduras de patrocinios. En esta labor creo que la Colegiatura con su Aula Expandida "Jóvenes Creadores" se lleva gran parte de los aplausos, año tras año, (de este laboratorio han salido talentos como Miguel Mesa Posada, Camilo Álvarez e Isabel Henáo, que fue la encargada del cierre de esta edición de Colombiamoda). Hablamos del futuro, no de los emergentes (de ellos hablaré en otro post), de la nueva generación que apenas está terminando de formarse, la generación Z del diseño, la que viene a cambiar el mundo, la pluralista, la activista, la saludable, la tolerante, y muchos de esos rasgos ya se manifiestan en estos trabajos; les comparto mis 4 destacados, tras hablar con ellos para entender mejor sus procesos:


Lina Gómez y sus Galerías de un laberinto humano. El trabajo de Lina combina un mensaje poderoso con un trabajo manual casi artístico: la idea de una belleza que renuncia a los cánones de perfección impuestos, ilustrada en rostros femeninos de facciones bruscas, atípicas y "grotescas", sin utilizar el recurso de la estampación. "Es un tipo de transgresión a la belleza tradicional a la que nos acostumbraron". Un trabajo 100% manual hecho en lana afieltrada sobre base textil, trasladando las ilustraciones de papel a la tela y rellenando cada zona con color, punzando la lana sobre la tela para penetrar la fibra. Sobre el estilo artístico de sus diseños, Lina me contó que su papá es artista y siempre tuvo esa influencia en su vida; acostumbra dibujar rostros femeninos pero esta vez quiso retarse con rostros más caóticos que demuestran que hay belleza en lo no convencional. . "La colección habla sobre cómo un rostro femenino renuncia a la belleza impuesta por el medio y se transforma, aceptando su propia perfección que viene de la naturalidad de un rostro de facciones bruscas y grotescas. Por eso es que ves rostros medio desfigurados y no tan bellos a primera impresión".  Arte textil, trabajo manual, liberación y crítica a los paradigmas de belleza, como diría Darío Cárdenas, moda románticamente subversiva.





Santiago Ramírez Granados con Estamos tristes, un acercamiento a las nuevas masculinidades a alterando los códigos de vestuario militar con colores y detalles asociados a lo femenino, un tema del que espero tengamos cada vez más material para compartir y transitar (Camilo Álvarez también nos dio material pero luego hablamos de él y su colección). A partir de la consigna del laboratorio para la pasarela de este año, descubrir ese Perfil Original que los hace diferentes y especiales desde el diseño, Santiago replanteó aspectos de masculinidad por medio de la emocionalidad y la sensibilidad (atributos tradicionalmente asociados a lo femenino), como resultado de una introspección en su familia: "nunca he visto a mi papá llorar, nunca vi a mi abuelo llorar, nunca he visto a mi hermano llorar, pero a mi mamá sí, a mis tías.. entonces yo pensaba, pero si yo también soy hombre como mi papá y mi hermano ¿por qué me permito sentir y me permito llorar? ¿Y por qué ellos no? Entendí que hay un miedo del hombre, un miedo de la masculinidad ante la sociedad para darse el placer de sentir y ser emocionales... de ahí nace mi interés por de-construir esos imaginarios que tenemos sobre lo que debería ser un hombre".

Como símbolos, Santiago eligió a las fuerzas armadas colombianas por ser el referente local más cercano de lo masculino, la hombría, la fuerza bruta, la ausencia de sensibilidad, y el camuflado pixelado (que es el que se utiliza en las FAC) a partir de siluetas de escopetas también como símbolo y recurso para cuestionar ¿de qué se está protegiendo el hombre aferrándose con tanta vehemencia a esa idea hermética de masculinidad?  Santiago plantea esa masculinidad como un asunto de poder y fuerza sobre la mujer, un sentimiento de superioridad que a la sociedad le cuesta soltar para dar paso a condiciones reales de igualdad de género. Y el desarrollo de esa idea evoluciona en pasarela a través del color con la evolución de la presencia del rosa (color tradicionalmente asociado a lo femenino) en ese "pilar masculino" que es el verde militar y el detalle de las lágrimas en el estilismo como resultado final del ejercicio de liberar juicios a través del vestuario. Maravilloso ejercicio y que se sigan pixelando las masculinidades desde la moda y cualquier otro sentir.





Mariana Hernández Tobón con Dopamina, un trabajo en gomitas dulces inspirado en la adicción al azúcar de la diseñadora. Mariana toma una postura consciente en torno a la problemática del azúcar desde su propia experiencia, representándolo como un "veneno silencioso invadiendo el cerebro con la sensación de satisfacción y placer" en una secuencia de colores, momentos y, por supuesto, desde la literalidad del material usado -gomitas- y los bolsos en forma de cerebro. El material ya suponía un grado de dificultad enorme, por cuestiones de peso, ensamble y cuidado -Lina me contó que tuvo que trabajar encerrada en un cuarto con temperatura controlada para que las gomitas no recibieran aire y perdieran su brillo-, pero era necesario para cumplir con la intención. Se utilizaron aproximadamente 21.000 ositos de goma, algunos pegados sobre vinilo y otras cosidos a mano con nylon, con una perfección en la construcción impresionante. Los colores de las gomas y bolsos en forma de cerebro representaban sensaciones, el rosado, elegido para el momento más "candy", habla de la atracción, el deseo, la ansiedad y la satisfacción; el rojo es la alerta y la dopamina; el azul es el cerebro sano;  y el negro representa el veneno y la adicción. Un ejercicio de catarsis y sanación a través del proceso creativo.





José Alejandro Jaramillo Naranjo con Automatización del conocimiento, un análisis crítico sobre la realidad de una sociedad "consumista y ahorrativa de tiempo" y el valor de los conocimientos primitivos y la formación moral de scout presente en José Alejandro. Una dualidad que no solo se cuestiona el diseñador, sino que responde a un tiempo en que muchos crecimos tan dependientes de la tecnología y la información digital, que carecemos de conocimientos básicos de supervivencia; cuántos de nosotros podríamos orientarnos sin waze, seguir un mapa o cocinar sin electricidad o gas? No es fortuito que los campamentos de verano en que enseñan a niños y adultos a sobrevivir sean tendencia creciente como respuesta a esa carencia generacional. Pues bien, de esa inquietud y de su formación moral, partiendo de los códigos de scout, surge esta colección en la que conviven pasado y futuro, y en la que ese tocan dos extremos: lo humano, manual y lo básico y la automatización, el proceso y la máquina.

En estas prendas están presentes la capacidad de crear con las manos haciendo uso de técnicas de anudado y amarre en tejidos hechos en cables de teléfono con telares circulares y las leyes y valores scouts que rigen la vida del diseñador, escritas en básicos a través de lenguaje encriptado y clave limón (escribir con limón y después oxidar el mensaje para hacerlo visible). El telar redondo queda como parte de la prenda final, reforzando esa sensación de dualidad tranquila entre nostalgia y futuro,  amalgamados por una paleta de pasteles calmos. Diseño experimental y reflexivo con narrativa de sociedad.




Sé que se me quedan varios por fuera y se viene un post con los nuevos talentos que hablan ya un lenguaje millennial, pero de los estudiantes estos fueron los que se me grabaron. Ojalá las grandes marcas, de moda y patrocinadores, los tengan en su radar para futuras colaboraciones que los sigan impulsando a crear y capitalicemos esa creatividad y talentos para el crecimiento del diseño colombiano, un diseño más tolerante dentro de la nueva era de identidades que desdibuje cada vez más las divisiones de raza, etnia y género, que comunique más conscientemente y que responda al momento político y social que atravesamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!