viernes, 16 de noviembre de 2018

New York y Andy Warhol in MY CALVINS: From A to B and Back Again.

Continuando con la segunda parte de mi viaje warholiano, el evento principal: la apertura de la retrospectiva “Andy Warhol—From A to B and Back Again Warhol” en el Museo Whitney de Arte Americano, patrocinada por Calvin Klein. No solo es la primera restrospectiva de Warhol realizada por una institución de los Estados Unidos desde 1989, también es la más completa, exhibiendo más de 350 obras (entre préstamos de colecciones públicas y privadas de todo el mundo), muchas de ellas juntas por primera vez, siendo también la más grande exhibición en espacio dedicada a un solo artista presentada en el Whitney (Downtown). La exhibición reúne todos los aspectos, técnicas, y períodos de una carrera de 40 años, curada por la autoridad Warhol Donna De Salvo. Y no podría seguir sin hablarles de Donna De Salvo porque #hablemosdeellas y es una mujer de trayectoria impresionante en otra industria (dissapointed but not surprised) dominada por hombres.


(Pausa feminista) Donna es la Directora Diputada de Iniciativas y Curadora Senior del Whitney, fue la primera Curadora en jefe del museo (del 2006 al 2015), una notoria experta en arte de los 60s y de Andy Warhol en particular. Fue Curadora Adjunta para el Andy Warhol Museum y Curadora de los Andy Warhol: Disaster Paintings, 1963 (Dia Art Foundation, 1986); Andy Warhol: Hand Painted Images 1960-62 (Dia Art Foundation), 1986-87); Success is a Job in New York: The early art and business of Andy Warhol (Grey Art Gallery, 1989); y retrospectiva del trabajo del artista realizado en el Tate Modern (2002). De 1981 a 1986, fue Curadora en el Dia Art Foundation, donde trabajó de cerca con varios artistas, incluyendo John Chamberlain, Walter De Maria, Donald Judd, C Twombly, y Andy Warhol. Fue clave en el diseño del nuevo edificio del Whitney que, para quienes no tengan el privilegio de conocerlo aún, es una belleza de Museo, por mucho mi favorito en NY. Dato importante sobre el Whitney y hay que darlo: este museo fue fundado en 1930 por la artista y filántropa Gertrude Vanderbilt Whitney (1875-1942), una mujer de vanguardia, defensora del arte moderno, protectora y mecenas de artistas revolucionarios cuando todos se preocupaban solo por los grandes maestros; de la visión de esta mujer, nació el museo que alberga hoy la mayor colección de arte Americano de los siglos XX y XXI y que ha portado la bandera de la innovación en el arte de los Estados Unidos por más de 80 años (fin de la pausa feminista).

Volviendo a la retrospectiva, además de compilar, es un maravilloso ejercicio de re examinación de un ícono del arte americano para las nuevas generaciones (luego hablamos de esta macrotendencia global de reconsiderar, refrescar, revivir y recuperar los grandes creativos y de las obras emblemáticas de la cultura universal). Y es que Warhol quizás ha sido uno de los creativos más influyentes de Estados Unidos, sus imágenes POP de la década de los 60 son reconocidas mundialmente, y si bien las de las 2 décadas siguientes al atentado que sufrió en el 68 no son tan conocidas, en esta exhibición se pueden apreciar y sirven de conector para poder ver la carrera y obra de Warhol como un continuo, hasta su muerte en 1987. El nombre de la exhibición viene del libro de Warhol de 1975, La Filosofía de Andy Warhol (From A to B and Back Again), un diario en el que el artista reúne sus opiniones sobre la fama, amor, belleza, clase, dinero, y otros temas. 

Quizá más que cualquier otro artista anterior o luego de él, Andy Warhol comprendió los deseos paralelos definitivos de América, por la innovación y la conformidad, exposición pública y privacidad absoluta”, dice la curadora. “Él transformó estos impulsos contradictorios en un arte completamente original, que, creo ha influido profundamente como vemos y pensamos acerca del mundo hoy por hoy”. Warhol produjo imágenes que hoy día son tan familiares, que es fácil olvidar cuan alarmantes y perturbadoras eran en su debut. Fue el pionero en el uso de un proceso industrial de serigrafía como pincel para repetir imágenes “idénticamente”, creando variaciones interminables que hacen un llamado al mismo valor de nuestros íconos culturales, cuestionándolos. Sus repeticiones, distorsiones, camuflajes, colore incongruentes, y reciclaje de sus propias imágenes anticipaban los más profundos efectos y temas de nuestra era digital actual, en donde ya no sabemos en cuales imágenes confiar. Desde los 1950s hasta su muerte, Warhol retó nuestras creencias fundamentales, particularmente nuestra fe en imágenes, aún mientras buscaba poder creer en dichas imágenes él mismo. Warhol no solo fue un titán del siglo 20, sino también un vidente del siglo 21.

La exhibición destaca la escala, el color vibrante, la riqueza de materiales y objetos y las técnicas no tradicionales, pero sobre todo el poder de las imágenes en la vida contemporánea en las obras de Warhol, dando alcance, profundidad, e interconexión a la producción del artista, desde sus inicios como ilustrador comercial en los 50s, como publicista recién llegado a NY de su nativa Pittsburgh, hasta sus obras de arte POP (a mano y serigrafía) de los 60s, pasando por su trabajo experimental como cineasta y otras técnicas en los 70s, hasta su uso innovador de abstracción lista y lo sublime en los 80s.

Sus películas, sus últimos experimentos con nuevas tecnologías, los retratos de Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor, Elvis, Marlon Brando en conversación directa con la serie “Muerte y Desastres”, sus temas persistentes (sexo, muerte, política, identidad, y las tensiones creadas por la combinación de pintura y fotografía), todo exhibido en perfecta sincronía.

Con 75 de sus retratos, el Museo intenta condensar la idea de “Retrato de la Sociedad” de Warhol, destacando cómo el retratismo de Warhol predecía modos contemporáneos de relaciones en redes sociales, creación de identidad y nociones del ser. La exhibición incluye la serie de reversas y retrospecciónes, su última re visita a los modelos de sus obras de los 60s (Marilyn, Mona Lisa, Vacas, Flores, latas de Sopa, empaques comerciales, y su propio auto retrato), 20 años despues, y la exhibe junto a su contraparts (casi nunca es exhibida así), dándonos una perspectiva redonda y un cierre completo a esas 2 décadas. Y como este no es un blog de arte y la idea no es hacer una reseña ni del autor ni de cada obra de la exhibición sino compartirles un poco lo que viví, les dejo algunas imágenes.





Como parte de esta alianza, la tienda del Museo tendrá una selección curada de productos Calvin Klein, resultado de las colaboraciones de la marca con la Fundación Andy Warhol. Les extiendo la invitación de Calvin Klein a ver esta maravilla de retrospectiva si van a estar en NY en algún momento desde ahora hasta el 31 de marzo, o en San Francisco (Museo de Arte Moderno de San Francisco, del 28 de mayo al 2 de septiembre) o Chicago (Instituto de Arte de Chicago, del 20 de octubre al 26 de enero de 2020), que serán los dos siguientes destinos de la exhibición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!