lunes, 20 de mayo de 2019

Revoluciones en el armario: los jeans 501® y la mujer.

Este año, para la celebración del aniversario del 501®, Levi's® -una marca con la que tengo mucha historia-, me invitó a acompañarla a 3 ciudades (Cali, Medellín y Bogotá) a conversar sobre la evolución de los pantalones en el armario femenino, una construcción simbólica que trasciende la moda y atraviesa la política, la clase y, por supuesto, la desigualdad de género. Me gustó tanto el ejercicio que quiero compartirles acá el resultado (ultra resumido) de esa mirada histórica al impacto de los jeans 501® en la cultura y en la mujer durante los últimos 146 años.


Como ya deben saber, el 501® fue en efecto el primer jean de la historia y este 20 de mayo cumple 146 años de haber sido creado pero -como suele pasar- el mismo objeto tardó un poco más en llegar al alcance de las mujeres... 61 años para ser exactas (cumplen 85 este año). Sin embargo -ni bobas que fuéramos-, las mujeres comenzamos a apropiarnos de esa prenda del armario masculino mucho antes de que nos lo quisieran ofrecer. Incluso hoy, contando con un amplio abanico de opciones, muchxs seguimos usando la silueta para hombres -como el que elegí yo para la campaña del 501® de este año que hicimos colaboradores de la marca en Ciudad de México-, confirmando la naturaleza genderless de la pieza, así no haya sido un asunto intencional (más bien natural).

Pero ya me adelanté. Devolvámonos al s.XIX, cuando las damas comienzan a usar pantalones bajo las faldas. Por allá en 1840 aparecieron los "bloomer", unos pantalones anchos en las rodillas y tobillos creados por una mujer, Elizabeth Smith Miller, pero popularizados por Amelia Bloomer, activista por los derechos de la mujer. Y hago un primer paréntesis aquí para decir que en tiempos en que las mujeres nos vemos llamadas a defender nuevamente derechos que otras mujeres lucharon y ganaron para nosotras hace décadas, es menester recordar que no siempre fuimos consideradas sujeto de derechos ni para ponernos un pantalón, que si bien seguimos viviendo en un mundo desigual, a nuestras predecesoras les tocó pelearse hasta el uso de zapatos para ir a trabajar y bolsillos para guardar cositas, que el derecho de la mujer a votar solo lo tenemos hace 71 años en el mundo (62 en Colombia), y si bien ahora la lucha no es por llevar los pantalones sino por mantener nuestros derechos y saldar la deuda histórica que no ha permitido llegar a un estado real de igualdad, lo de los pantalones tampoco fue regalado...

Es en ese contexto de prohibiciones y restricciones en la indumentaria femenina que, en 1873 que aparece la primera iteración del 501® en Nevada, Estados Unidos, con la patente original para usar los remaches de cobre en los pantalones de denim. Nace el jean, dirigido a hombres trabajadores, y un ícono para la moda y la cultura. Pero las mujeres que realizaban las labores domésticas en los ranchos de ganado del Oeste no tuvieron ningún reparo en comenzar a usar los jeans de sus esposos e hijos (así como se apropiaron del uso de las armas y trabajos pesados), así que, sin proponérselo, Levi's había creado una prenda de uso mixto, algo bastante revolucionario en ese contexto.

Ahora saltemos al s. XX. La buena noticia es que a las mujeres ya se nos permitía usar pantalones en público, un pequeño paso en la conquista del bolsillo. La mala, es que teníamos pico y placa para hacerlo. Solo era permitido en ocasiones y horarios especiales, como para montar en bici o usar a modo de pijama (ah pero con bataaa).  Luego vino el cine y su incidencia en las tendencias. Durante los años 20's y 30's actrices como Katharine Hepburn y Marlene Dietrich rompían toda etiqueta, protocolo y convención usando traje con pantalón para asistir a sus premieres (y hoy creemos que Bad Bunny es disruptivo por usar rosa...).

Llegamos a 1918, una fecha marcada en negrita en la línea de tiempo de Levi's y en la línea de tiempo de las liberaciones femeninas. Finaliza la Primera Guerra Mundial y Levi's, notando el rol cada vez más importante que jugaba la mujer en la sociedad lanza la campaña Freedom-Alls promoviendo su línea para mujeres con propósitos distintos a las labores del hogar (sin excluirlas, por supuesto), como manejar, hacer excursionismo, ropa que se acercaba más a la idea de libertad en el movimiento y se alejaba un poco de las restricciones indumentarias tradicionales de la mujer (que incluían la infamia de no tener bolsillos)... baby steps en esa construcción social de la mujer como persona autónoma y en la conquista de los bolsillos... Pero fue solo hasta 1934 que la marca lanza Lady Levi's, con un fit más ajustado y denim más liviano, desligándose del carácter meramente utilitario de la prenda y adentrándose en el territorio de la moda. Y a pesar de eso, creo que no fue ni en 1918 ni en 1934 que Levi's inventó el jean para la mujer, las mujeres lo hicieron con el 501 original. Levis' escuchó y respondió inteligentemente (con bolsillos, yay).


Los Lady Levi's fueron tan revolucionarios que, en 1935 la revista Vogue decidió incluir en su edición de Viajes de Verano una ilustración con 2 mujeres usándolos y decretando así el nacimiento del True Western Chic, un estilo que hasta hoy vuelve a tocar de cuando en cuando la puerta de las tendencias (ven botas vaqueras por ahí?). La prenda comienza entonces a volverse objeto de deseo hasta que estalla la Segunda Guerra Mundial y el jean retoma su naturaleza utilitarista como prenda de trabajo pero esta vez son las mujeres las que se tienen que enfundar en ellos, ya no solo en los ranchos del Oeste, para asumir los trabajos de los hombres que se iban a la guerra. Pero solo bastó que finalizara la guerra para que fueran ellos los que volvieran a llevar los pantalones y se hiperfeminizara el vestuario femenino para restaurar los roles de género tradicionales porque qué peligro las mujeres asumiendo roles masculinos....


Sin embargo, ya no había vuelta atrás para mujeres que se habían adueñado por completo de la prenda como símbolo de libertad. Y así llegaron los 50's, con sentimientos de posguerra, ánimos de rebeldía y una prenda que ya era transversal a todas las clases sociales después de la gran depresión. El 501 se volvió un símbolo de rechazo a la guerra, juventud, irreverencia y cercanía de la mano (o piernas) de James Dean, Marlon Brando, Audrey Hepburn y Marilyn Monroe, que nos dejó una imagen inolvidable usando un 501 de hombre en la película River of no return.


Ya en los 60s y 70s por fin normalizamos a las mujeres en pantalón y podemos sumar en los agradecimientos al señor Yves Saint Laurent con su traje para mujer. En este punto de la historia y la revolución cultural el jean convergía en todos los movimientos juveniles y luchas por derechos civiles, la afroamericana y la feminista. Una imagen poderosa que confirma la presencia del 501 en momentos neurálgicos de la historia contemporánea es la de la caída del muro de Berlín en 1989, donde se puede ver que era casi el uniforme de los pioneros. El contenido político en una prenda que nació como herramienta de trabajo para hombres y atravesó todas las clases y luchas sociales es tan innegable como su condición de ícono de estilo, que le hizo ingresar a las colecciones permanentes de la Smithsonian Institution en Washington, D.C. y le valió el reconocimiento como "el artículo de moda del S. XX" por la revista Time, por encima de la minifalda y el LBD.

Y todo esto lo escribo para contarles que si bien no fue solo hasta 1981 que Levi's se anima a presentar sus primeros jeans 501 diseñados para mujeres, el uso del jean y del 501 ya era nuestro desde mucho antes, lo conquistamos nosotras solas, y eso hace que hoy lo valore mucho más que en cualquier aniversario previo que haya celebrado con la marca. Feliz cumple querido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!